Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 04 de abril de 2011   |  Número 7
Acceda a nuestra hemeroteca
SENTENCIAS COMENTADAS
17 de Marzo de 2011
Absolución de la clínica por carecer de relación contractual con el paciente y con el facultativo
Sentencia del Juzgado de 1ª Instancia nº 49 de Madrid, Procedimiento Ordinario 768/2010

El Juzgado de 1ª Instancia nº 49 de Madrid ha desestimado la Demanda interpuesta por una paciente que alegaba que durante la intervención quirúrgica practicada en la Clínica demandada, el facultativo dejó un cuerpo extraño en la pierna intervenida, que le ocasionó un daño moral y un sufrimiento que debía ser reparado.

En relación con los hechos, la paciente, desde el día 15 de Diciembre de 1999 acudía a la visitas programadas con el facultativo que la intervino (que no fue demandado), en la clínica privada de éste, para tratar la varices atípicas que presentaba, sometiéndose a una intervención quirúrgica el día 21 de Enero de 2004 en las instalaciones de la Clínica demandada, mediante técnica endovascular por láser, ligadura de perforantes y colaterales en el miembro inferior izquierdo, a fin de solucionar su patología vascular que podía desembocar en trombos.

Tras la operación, que curso sin incidencias, la Clínica demandada no tuvo más contacto con la paciente, ya que únicamente prestó sus instalaciones al facultativo para que realizara la intervención descrita.

Con fecha 13 de Abril de 2009, la paciente vuelve a someterse a una intervención quirúrgica por insuficiencia venosa crónica. Operación que se llevó a cabo en un centro distinto al demandado y por facultativo diferente a aquel que efectuó la primera intervención. Durante este acto médico se detectó un cuerpo extraño en la pierna izquierda, que al extraerlo se comprobó que era un electrodo de 22 cm de longitud, imputando el doctor que intervino en esta operación el olvido del electrodo a la operación realizada en el año 2004.

De la prueba practicada en el procedimiento quedó acreditado que entre la paciente y la Clínica demandada no existía relación contractual alguna, habida cuenta que aquella tenía contratado un seguro de asistencia sanitaria a través del cual accedió a los servicios del facultativo que la intervino en el año 2004; el cual constaba en el cuadro médico de la compañía aseguradora.

Asimismo quedó probado que entre el doctor que efectuó la primera operación y la Clínica demandada no existía una relación laboral y, por ende, el médico no dependía de la Clínica ni jerárquica ni funcionalmente, siendo un profesional autónomo que hacía uso de las instalaciones de la Clínica para desarrollar su profesión, alquilando el quirófano y el material necesario para llevar a efecto las intervenciones quirúrgicas. Por tanto la Clínica sólo prestaba al facultativo sus dependencias, no pudiendo programar el trabajo de aquel ni dirigirle órdenes sobre la forma de desarrollar su profesión.

Así pues, el Juzgado consideró que la Clínica carecía de la legitimación pasiva necesaria para poder ser responsable de los hechos que se le imputaban, dado que sobre la misma no pesaba una obligación de vigilar al facultativo o elegir al más idóneo para la ejecución de los trabajos sanitarios, ya que la paciente no contrató servicio alguno con la Clínica sino que fue ella misma quien, a través de su seguro médico, eligió a un facultativo externo y autónomo al organigrama de la Clínica, sobre el que ésta no tenía u ostentaba poder jerárquico.

Por último, el Juzgado no aplicó la legislación protectora de los derechos de los consumidores y usuarios – como reclamaba la paciente - en la medida en que la responsabilidad que impone la normativa al respecto se proyecta sobre los aspectos funcionales del servicio sanitario – ausencia de medidas de higiene, falta de instrumental, falta de personal, etc. – y no puede alcanzar a los daños imputables directamente a los actos médicos.

Sentencia del Juzgado de 1ª Instancia nº 49 de Madrid, Procedimiento Ordinario 768/2010, de 17 de Marzo de 2011.


 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2019 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com