Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 04 de abril de 2011   |  Número 7
Acceda a nuestra hemeroteca
SENTENCIAS COMENTADAS
11 DE FEBRERO DE 2011
Absolución por dispensar a la paciente información suficiente y adecuada
Sentencia del Tribunal Supremo núm. 62/2011 (Sala de lo Civil, Sección 1

La Sección 1ª de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo ha desestimado el Recurso interpuesto por una paciente por los daños y perjuicios sufridos por el fallecimiento de su hija en el parto.

La Sentencia de Primera Instancia desestimó la demanda concluyendo que la causa de fallecimiento se produjo un supuesto de "muerte súbita intrauterina" , de la que se ignoran los motivos de la misma, sin que exista culpa, negligencia o infracción de la "lex artis " por parte del personal sanitario. Igualmente se concluía que en el presente caso quedo acreditado que existía consentimiento informado y prueba de que la ligadura se practicó porque no quería tener más embarazos, rechazando el argumento sostenido en la demanda de que ella dio el consentimiento informado porque iba a tener ya tres hijos y que por lo tanto la Médico se tendría que haber planteado que como una había muerto en el parto, las condiciones habían variado y por lo tanto no debería haber realizado esa intervención.

La Audiencia Provincial de Murcia estimó en parte el recurso de apelación interpuesto frente a la anterior resolución, y en consecuencia, revocó la misma, estimando en parte la demanda y condenando a la Aseguradora a que indemnizara a los actores en la cantidad de 15.527,82, por entender la existencia de un deficiente servicio sanitario y la falta de información.

Frente a este Sentencia los demandantes interpusieron recurso de casación, alegando que cuando fallece su hija se produce una nueva situación de manera que el consentimiento informado y firmado por la paciente para la práctica de la ligadura de trompas con anterioridad, carecía de valor, y se debió solicitar un nuevo consentimiento informado a la parturienta.

La Sala desestima el Recurso argumentando que “Hubo información médica y consentimiento suscrito por la actora autorizando la ligadura de trompas porque "no quería tener más embarazos" y no porque no quisiera tener más de tres hijos, lo cual es lógico, como dice la sentencia, por cuanto independientemente del número de hijos en cada parto, en cada embarazo, y este era el segundo, se le tenía que practicar una cesárea, con los riesgos que conllevaría la práctica de otro. Y lo que no es posible es convertir ambos presupuestos, información y consentimiento, en una especie de trampa para quienes estaban obligados a adecuarlos a la nueva situación originada por el fallecimiento de una de las gemelas desde el momento en que la paciente, al otorgar el consentimiento, no hizo constar en modo alguno que era condicionado y que cuando la facultativa saca al niño y lo pone en manos de los neonatólogos, ante la falta de respuesta, desconocía su fallecimiento, de tal forma que cuando le comunican el fallecimiento ya había practicado la ligadura de trompas, que es precisamente lo que había solicitado la reclamante que se le hiciese, primero por escrito y después verbalmente por la propia Medico, consentimiento este que en momento alguno fue revocado en los términos a los que se refiere la Ley 41/2002”.

Sentencia del Tribunal Supremo núm. 62/2011 (Sala de lo Civil, Sección 1), de 11 febrero.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2019 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com