Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 30 de abril de 2012   |  Número 32
Acceda a nuestra hemeroteca
TRIBUNALES
EL SUPREMO RATIFICA UN FALLO DE LA AUDIENCIA PROVINCIAL DE VIZCAYA
Absuelto un médico acusado de falsear una historia clínica
El paciente le acusaba de alterar el documento para reflejar un consentimiento que no se había dado

Ricardo Martínez Platel. Madrid
La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha desestimado un recurso de casación de un paciente, contra la sentencia de la Audiencia Provincial de Vizcaya, que absolvió a un médico del delito de falsedad documental por el que se le acusaba.

El galeno, asignado al servicio de enfermedades infecciosas del un hospital vizcaíno, trataba a pacientes de patologías relacionadas con hepatitis C y con VHC, a los que les recomendó someterse a una intervención de embolización esplénica para el tratamiento de su enfermedad. De cada paciente existe una historia clínica o de evolución que era confeccionada por el acusado en las fechas que acudían a consulta. El médico les informó previamente de manera verbal sobre la intervención, así como de las ventajas y riesgos de la misma, hecho que hacía constatar para la práctica de cada intervención, hecho que hacía constatar en la historia clínica.

Los pacientes aceptaron y prestaron el consentimiento para la práctica de la intervención, existiendo en la historia del demandante una anotación manuscrita que recoge “solicita embolización esplénica, que acepta”. La denuncia se efectuó por presunto delito de falsedad documental al atribuirle el denunciante que había alterado la historia clínica de siete pacientes intercalando, mediante interlineados, un consentimiento que se dice no había efectuado correspondiente al tratamiento al que se les iba a someter.

Sin embargo, el tribunal de instancia subraya que son exigencias de un documento casacional el que goce de autonomía probatoria, es decir, que por su propio contenido y condición tenga capacidad demostrativa autónoma sin necesidad de acudir a conjeturas, ni precisar adición de otras pruebas y en la historia clínica que se analiza, no evidencia error del tribunal de instancia que la ha valorado para construir un pronunciamiento absolutorio.

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2019 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com