Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 21 de marzo de 2011   |  Número 6
Acceda a nuestra hemeroteca
TRIBUNALES
RECLAMACIONES EN SEVILLA Y MURCIA
Absuelven a médicos que habían advertido de los riesgos y niegan indemnización a pacientes
Los fallos reconocen una información "real, suficiente y comprensible" de los peligros que conllevaban las operaciones

Redacción. Sevilla
La Audiencia Provincial de Sevilla ha absuelto a un médico que había sido denunciado por una paciente que sufrió una perforación en el esófago durante una operación, ya que entiende que el facultativo, de manera previa a la intervención, le ofreció una información "real, suficiente y comprensible" de los riesgos que conllevaba la operación referida y el Tribunal Superior de Justicia de Murcia ha fallado en este sentido, ya que reconoce que en una operación en la que se produjo una lesión vascular, “era una de las complicaciones plasmadas en el escrito de consentimiento informado, que fue aceptado y firmado por la recurrente".

Según relata la Sección 8ª de la Audiencia Provincial de Sevilla en la sentencia, el médico ofreció de manera verbal a la paciente una información sobre los riesgos de la operación "incluso superior a los normalmente previsibles", y añade que "la necesidad de una información por escrito no era obligatoria al tiempo en que ocurrieron los hechos", en el mes de marzo de 2001.
En este sentido, y según indica la sentencia, la paciente había denunciado al médico al entender que "cabe la información verbal, pero de ella debe quedar constancia en la historia clínica, lo que no ocurre en este caso", añadiendo la denunciante que "si había un riesgo de perforación del esófago de un cinco o seis por ciento, debió advertirse de ello".

La Sala pone de manifiesto que la prueba practicada "permite deducir que existió esa información real, suficiente y comprensible que se exige para integrar el deber de información que incumbe al médico como profesional de la medicina", al tiempo que recuerda el testimonio de la enfermera, que "refiere vehementemente que el médico les manifestó que había riesgo de perforación e incluso de muerte".

"Por otro lado, por más que se proteste, es curioso que la recurrente incurra en contradicciones sobre el grado de información que recibió, ya que a veces dice que ninguna y otras que simplemente fue insuficiente", según prosigue la sentencia, que asevera que "paradigma de su postura son las contestaciones evasivas, poco claras y equívocas con que respondió al interrogatorio al que fue sometida".

Hospital Los Arcos, de Santiago de la Ribera.

TSJ de Murcia niega indemnización a paciente que sufrió lesión vascular en operación de hernia

Por otro lado, la Sala de lo Contencioso del Tribunal Superior de Justicia de la Región de Murcia ha desestimado la reclamación presentada por una paciente que reclamaba 29.800 euros al Servicio Murciano de Salud por la lesión vascular que sufrió en una operación de hernia.

En su reclamación, la paciente alegaba que en febrero de 2002 fue intervenida mediante laparoscopia en el hospital "Los Arcos", de Santiago de la Ribera, de una hernia de hiato por deslizamiento que padecía desde hacía nueve años y que durante la operación se le produjo una lesión vascular.

La demandante atribuía lo ocurrido "a un exceso de confianza o a una falta de diligencia por parte de los responsables de la intervención quirúrgica, considerando, además, que se debía haber elegido "una vía de abordaje más adecuada, teniendo en cuenta sus antecedentes de histerectomía y su obesidad".

Añadía que a raíz de esta complicación tuvo que estar ingresada seis días en la Unidad de Reanimación del hospital "Virgen de la Arrixaca" de Murcia, "causando alta hospitalaria en marzo de 2002 a petición propia porque la estancia le producía fobia y ansiedad".

El recurso indicaba también que estuvo 540 días incapacitada hasta que pasó a la situación de incapacidad permanente, quedándole como secuelas síndrome ansioso depresivo por estrés postraumático y cicatriz en el abdomen.

Al desestimar el recurso, el TSJ de Murcia indica que "se ha probado que en el transcurso de la operación se produjo una lesión vascular, que es una de las complicaciones plasmadas en el escrito de consentimiento informado, que fue aceptado y firmado por la recurrente".

Añade que "no está acreditado que dicha lesión fuese debida a la actuación defectuosa del médico al introducir el trócar, sino un riesgo inherente a la laparoscopia, y la complicación vascular fue resuelta por los especialistas del hospital "Virgen de la Arrixaca".


.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com