Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 04 de abril de 2011   |  Número 7
Acceda a nuestra hemeroteca
LEGISLACIÓN
ES LA SEGUNDA COMUNIDAD QUE REGULA LA MATERIA
Aragón aprueba la ley de muerte digna
Para el PP “esta ley no aporta nada relevante”

Redacción. Zaragoza
El Pleno de las Cortes de Aragón ha aprobado la proposición de ley de derechos y garantías de la dignidad de la persona en su proceso de muerte, conocida como Ley de Muerte Digna, a iniciativa del coordinador general de Izquierda Unida de Aragón (IU) y diputado autonómico, Adolfo Barrena. PSOE, PAR y CHA han apoyado la mayor parte del texto, mientras que el PP ha hecho lo contrario.

Adolfo Barrena (IU).

Aragón es la segunda comunidad autónoma que regula esta materia, a expensas de que las Cortes Generales tramiten, en los próximos meses, un proyecto de ley del Gobierno central del socialista José Luis Rodríguez Zapatero sobre cuidados paliativos y muerte digna.

En el caso aragonés, esta nueva norma desarrolla el Estatuto de Autonomía, reformado en 2007. En concreto, la nueva Ley regula algunos de los aspectos enunciados en el artículo 14 de la norma institucional básica aragonesa, dedicado al derecho a la salud y que reconoce el derecho del paciente a ser informado de sus derechos, la especial protección del denominado “consentimiento informado” y el derecho a expresar la voluntad, “incluso de forma anticipada”, sobre las intervenciones y los tratamientos que desee recibir.

En su intervención, Adolfo Barrena, coordinador de la Ponencia que ha trabajado sobre el texto y las enmiendas, ha señalado que esta ley es “de derechos, de garantías, de obligaciones”, en el sentido de que su aprobación protegerá a los pacientes en proceso de muerte ante cualquier negativa de los facultativos a respetar su voluntad si colisiona con su moral personal y profesional.

Con esta Ley “se da un paso”, ha reconocido Adolfo Barrena, quien ha lamentado que se hayan restringido algunos preceptos que recogía el texto inicial, de IU, antes de que se le incorporaran las enmiendas de los Grupos.

De la objeción de conciencia, que el PP ha invocado para proteger a los facultativos que rechacen la aplicación de la norma, Barrena ha expresado que “está reconocida por la Constitución” de 1978, pero ha precisado que el ordenamiento jurídico no regula su ejercicio por parte de empleados públicos, tras lo que ha considerado que si un ciudadano trabaja para la sanidad pública debe comprometerse a participar en la prestación de toda la cartera de servicios como le corresponda.

El socialista Eduardo Alonso ha indicado que “no partimos de cero”, sino que en 2007 el Gobierno central ya incorporó a la cartera de servicios los cuidados paliativos. En 2008 se impulsó la universalización de los cuidados paliativos en toda España, tanto en el domicilio como en los centros de Atención Primaria, ha dicho.

Alonso ha felicitado a todos los profesionales sanitarios, especialmente los que atienden a los enfermos cuando afrontan el proceso de muerte y ha reivindicado “el derecho a morir con dignidad” y a evitar los “sufrimientos innecesarios”, tras lo que ha subrayado su apoyo al código deontológico de los profesionales de la salud.

La presidenta de Chunta Aragonesista (CHA), Nieves Ibeas, ha defendido el respeto al derecho asistencial, al rechazo de una intervención, la sedación paliativa, la intimidad personal y el acompañamiento en el proceso de muerte, en definitiva, “el respeto a los valores vitales de la persona” para garantizar a cada persona “la plena dignidad” y “el respeto escrupuloso” a su voluntad.

El diputado del PAR, Javier Callau, ha rechazado tanto la eutanasia -que esta Ley no regula-, como la “distanasia”, también conocida como encarnizamiento terapéutico, frente a las cuales ha defendido la “ortotanasia”, es decir, “la muerte digna”, precisamente la materia que se ha regulado con esta norma.

El portavoz sanitario del Grupo Popular, Ricardo Canals, ha dicho que “esta Ley no aporta nada relevante” que no esté ya contemplado en la legislación autonómica y estatal, tras lo que ha indicado que los profesionales sanitarios continuarán guiándose por la “Lex Artis”, el código deontológico médico. “No nos gusta esta Ley”, ha aseverado.

Noeno: “Permitirá la libre expresión de los pacientes”
La consejera de Salud y Consumo del Gobierno de Aragón, Luisa María Noeno, ha celebrado la aprobación de la proposición de ley de Izquierda Unida (IU) de derechos y garantías de la dignidad de la persona en el proceso de muerte, conocida como ley de muerte digna. Noeno ha destacado que las prácticas sanitarias que regula la futura ley “no están totalmente resueltas” y ha recordado que el objetivo de la Ley es preservar el “libre” ejercicio de los derechos individuales por parte de todo ciudadano en el momento de afrontar su muerte y, a la vez, facilita a los profesionales sanitarios que puedan atender “la libre expresión de los pacientes”.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2019 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com