Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 09 de enero de 2012   |  Número 24
Acceda a nuestra hemeroteca
SENTENCIAS COMENTADAS
Sentencia de la Audiencia Provincial de Palencia de 25 de Noviembre de 2011
Condena de inhabilitación por homicidio imprudente

La Audiencia Provincial de Palencia ha confirmado la Sentencia dictada por el Juzgado de lo Penal que condenaba a dos Especialistas en Traumatología a la pena de un año de prisión y tres de inhabilitación para el ejercicio de su profesión, por un delito de homicidio imprudente en la muerte de una paciente que falleció como consecuencia de una gangrena no detectada.

En el mes de Julio de 2006 la paciente ingresó en el Servicio de Urgencias de un hospital público tras haber sido atropellada por una motocicleta, siendo diagnosticada de cerrada de mesa tibial en extremidad inferior derecha, por lo que el traumatólogo de guardia, le colocó una férula para inmovilizar la pierna. El traumatólogo de guardia fue absuelto de todos los cargos de los que se le vino acusando.

La paciente comenzó a sufrir en la pierna lesionada fuertes dolores al día siguiente del ingreso y en consecuencia se le adelantó la pauta de la analgesia, siendo visitada por el traumatólogo de guardia. Los dolores no cesaron pese a la analgesia, y la familia de la paciente llamó nuevamente al Traumatólogo al objeto de que realizase una nueva visita y explorara a la paciente. Según las alegaciones de los denunciantes y de la prueba practicada el médico no exploró debidamente a la paciente y en el citado transcurso de tiempo entró en el turno de guardia otro facultativo traumatólogo, que al parecer tampoco visitó ni por tanto exploró a la paciente, pese a la insistencia de la familia por los fuerte dolores que padecía la lesionada.

Ante la inobservancia de las peticiones familiares, un médico allegado a la familia presente en la habitación retiró una parte de la escayola de la pierna objetivando una ampolla de unos cinco centímetros que hacía sospechar que la pierna estaba gangrenada. Una vez comprobaron el mal estado de la pierna y el riesgo de la situación vital de la lesionada, le practicaron una fasciotomía tras la cual fue ingresada en la UCI del hospital.

En la Unidad de Cuidados Intensivos del centro hospitalario la paciente sufrió un shock séptico, gangrena gaseosa y fracaso multiorgánico, lo que provocó su fallecimiento. De la prueba practicada ha quedado acreditada la inmediata necesidad que requería la paciente para ser explorada y tratada de los dolores que venía padeciendo, concluyendo que esa falta de atención debida es causa directa del fallecimiento de la paciente por lo que procede la condena por homicidio imprudente a los dos traumatólogos de guardia.
 
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com