Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 11 de julio de 2011   |  Número 14
Acceda a nuestra hemeroteca
SENTENCIAS COMENTADAS
Sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona 41/2011, de 17 de Febrero de 2011
Condena por error en el diagnóstico de un cáncer de recto

La Sección 11ª de la Audiencia Provincial de Barcelona en resolución de fecha 17 de Febrero de 2011, ha confirmado la Sentencia del Juzgado de Primera Instancia nº 36 de Barcelona, que condenaba a una doctora, especialista en anatomía patológica, y a la compañía de seguros médicos del paciente, a abonar a éste una indemnización por importe de 55.469,68 € por el error cometido en el diagnóstico de un cáncer de recto que finalmente resultó ser una proctitis, absolviendo al cirujano y al endoscopista de las pretensiones del actor.

El paciente fue tratado en agosto de 2003 de un cáncer de próstata con radioterapia, acudió el día 14-10-2004 a la consulta del cirujano por rectorragias. Éste aconsejó una colonoscopia realizada por el endoscopista, quien descartó cáncer de colon (presentaba hemorroides sangrantes grado II-III) sin descartarse un componente de proctitis de unos 2 cm. yuxtahemorroidal, aconsejando repetir prueba a las 3 semanas.

Dada la persistencia de las mismas rectorragias, el actor acude 12 días después de la colonoscopia a la consulta del cirujano, que le receta una dieta. Al persistir el problema vuelve el día 20-12-2004, prescribiéndole el doctor medicación para las hemorroides y continuar con la dieta.

A principios de abril de 2005 acude nuevamente a la consulta del cirujano, quien esta vez le prescribe una rectoscopia, practicada por el mismo endoscopista el día 20-4-2005, que encontró hemorroides tipo III y una infiltración rugosa, hemorragípara y dura de la que tomó seis muestras para mandar analizar. Las muestras fueron analizadas por la doctora condenada que confirmó el diagnóstico de cáncer del recto.

Ambos resultados fueron asumidos por el cirujano, que comunicó al paciente que padecía un cáncer maligno de recto y aconsejó al actor una extirpación urgente de colon y creación de un ano artificial. Pruebas anatomopatológicas posteriores demostraron que no padecía cáncer de colon.

De la prueba practicada quedó acreditado que existió un error en el diagnóstico de cáncer de recto, imputable únicamente a la facultativa especialista en anatomía patológica, cuando la enfermedad que padecía el actor era proctitis. De acuerdo con los informes periciales, ante un diagnóstico de cáncer de recto la indicación es quirúrgica y urgente, por lo que el cirujano actuó conforme a lex artis. Asimismo, la actuación del endoscopista fue correcta en la medida en que constan en los dos informes que efectuó las indicaciones del procedimiento de una forma clara y remarcando los datos relevantes del caso, incluso anotando que la proctitis es poco probable por el aspecto de la lesión, no obstante dejó el diagnóstico abierto hasta que se confirmara con la biopsia. La doctora condenada asumió su error en el Juicio.

La Sala consideró que la actuación del cirujano y del endoscopista fue correcta dado que su ámbito de actuación se circunscribía a su especialidad médica, siendo que el cirujano, ante un diagnóstico de cáncer de recto, lo único que podía hacer era intervenir, sin necesidad de practicar más pruebas diagnósticas. En cuanto al endoscopista, la Sala consideró que su asistencia sanitaria fue acorde con normopraxis en la medida en que realizó las pruebas diagnósticas que estaban prescritas y las ejecutó de acuerdo con los protocolos aplicables. Asimismo, prueba de su diligencia es que, cuando halló la infiltración rugosa, tomó seis muestras en lugar de tres, a fin de tener mayor material que analizar.
 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com