Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 21 de marzo de 2011   |  Número 6
Acceda a nuestra hemeroteca
SENTENCIAS COMENTADAS
de fecha 9 de febrero de 2011
Condena por secuelas tras desgarro dural en una intervención de lumbociática
Sentencia de la Sala Tercera de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo, Sección Cuarta
Redacción. Madrid
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Morbi elementum tristique lorem, id euismod tellus pulvinar vitae. Aliquam nisi ligula, feugiat pretium accumsan ut, ullamcorper sit amet ante.

La Sala Tercera de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo, ha estimado parcialmente el Recurso interpuesto por una paciente condenando a la Administración al pago de una indemnización de 300.000 euros en concepto de daños y perjuicios por las secuelas padecidas tras una intervención quirúrgica de lumbociática de miembro inferior derecho.

La paciente, de 26 años de edad, padecía un dolor crónico lumbar irradiado a ambas extremidades inferiores con predominio derecho y fue ingresada en un centro sanitario en fecha 3 de julio de 2001 siendo diagnosticada de degeneración discal L4-L5, infección de orina y lumbociática derecha, e indicando intervención quirúrgica que se realizó ese mismo día, bajo anestesia local practicando liberación de raíz L5 derecha y artrodesis circunferencial L4-S1.

En fecha 13 de julio de 2001, la paciente fue dada de alta con tratamiento médico si bien sufrió una infección de la herida quirúrgica que precisó curas locales y antibióticos.

Tres años más tarde, en el mes de Junio de 2004, y persistiendo el dolor lumbociático irradiado a pierna derecha, la paciente se sometió a un nuevo estudio radiológico que diagnosticó fibrosis L5-S1 y degeneración discal, indicándose nueva intervención quirúrgica, practicando artrodesis L4 sacro posterior y L5-S1 circunferencial. En el postoperatorio se detectó anestesia parcheada en periné y retención urinaria y fecal por lo que se le realizaron nuevas pruebas urgentes de columna lumbo-sacra arrojando el diagnóstico de Pseudomeningocele por fístula dural.

El 16 de junio de 2004 se cerró la fístula dural con un parche de duramadre y tissucol, sufriendo nueva infección de la herida quirúrgica por lo que fue reintervenida realizándose lavado de la herida y retirando el parche sintético.

Tras la realización de un estudio por electromiograma postquirúrgico se informó de una afectación neurógena de raíces S2 a S4 y radiculopatía motora leve a nivel L5 derecha.

La paciente fue sometida a tratamiento recuperando la deambulación, sin embargo mantiene en la actualidad secuela de disfunción de esfínteres y retención de orina que le obliga a sondajes intermitentes, así como pie caído derecho.

De la prueba practicada en el procedimiento, especialmente de los Informes Periciales obrantes se concluye que, si bien la cirugía del 3 de Julio de 2001 fue acorde a normo praxis, en la reintervención del 16 de junio de 2004 se le produce un desgarro dural que causó un pseudomeningocele por rotura de la duramadre y pérdida dural con herniación de las raíces nerviosas, que, aún siendo una complicación de la cirugía, se entiende que las técnicas empleadas en la cirugía no fueron completas al no constar acreditada la necesaria colaboración de un neurocirujano, ya que las secuelas padecidas por la recurrente son secuelas exclusivamente neurológicas de carácter irreversible.

En definitiva ni los estudios preoperatorios ni las técnicas empleadas fueron las más apropiadas ni tampoco completas, lo que ha motivado la declaración de Responsabilidad Patrimonial de la Administración en la cuantía indemnizatoria de 300.000 euros.

Sentencia de la Sala Tercera de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo, Sección Cuarta, de fecha 9 de febrero de 2011.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com