Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Martes, 22 de febrero de 2011   |  Número 4
Acceda a nuestra hemeroteca
tribunales
El Instituto Radiológico Cántabro también deberá pagar a la familia del paciente
Condenan a un radiólogo por no detectar un cáncer
La sentencia reconoce un "claro y evidente error diagnóstico en la valoración del TAC"

Redacción. Santander
El Juzgado de Primera Instancia número 7 de Santander ha condenado a un médico radiólogo y al Instituto Radiológico Cántabro por no detectar un cáncer de páncreas a un paciente al que realizaron un TAC. El centro y el profesional deberán indemnizar a la viuda y a la hija del paciente con 20.000 euros.

Instituto Radiológico Cántabro.

Según se explica en la sentencia, el hombre acudió al médico generalista en enero de 2007 con molestias gástricas, y fue remitido a realizarse una ecografía abdominal primero, y más tarde, en el mes de marzo, un TAC con contraste en el que el médico ahora condenado no apreció "hallazgos significativos". Como las molestias continuaban, el paciente acudió al Hospital Valdecilla en mayo, y allí, en vista del TAC realizado semanas antes en el centro privado, no le diagnosticaron enfermedad reseñable alguna. Un mes más tarde tuvo que volver a ingresar en Valdecilla y fue cuando se le diagnosticó ya el cáncer y se le puso tratamiento de quimioterapia. Al final, el hombre falleció en mayo de 2008.

La viuda y la hija demandaron al médico que realizó el TAC y al Instituto Radiológico Cántabro porque, desde su punto de vista, el retraso en el diagnóstico impidió que el hombre recibiera tratamiento antes.

La sentencia, basándose en el informe de un perito judicial, reconoce que en el TAC del mes de marzo se apreciaba ya la tumoración y se produjo, por tanto, un "claro y evidente error diagnóstico en la valoración del TAC".

Según explica el juzgado, el propio radiólogo que realizó el TAC admitió que en las placas se veía algo, pero "minusvaloró" la lesión y no lo hizo constar en su informe. De todas maneras, el acusado alegaba que, en todo caso, no sería sólo un error suyo, sino también del resto de servicios y profesionales por los que pasó el paciente, un argumento que no comparte el Juzgado.

En concreto, la sentencia recalca que el médico general no incurrió en negligencia por no precisar más en el volante qué posible enfermedad buscaba. En cuanto a los profesionales de Valdecilla, recalca que se dejaron guiar por el TAC realizado por el Instituto Radiológico Cántabro. Según dice, es cierto que pudo existir "cierta inercia, al dar por bueno" ese diagnóstico sin cuestionarlo, pero no puede considerarse como una negligencia.

Para el juzgado, fue el TAC el que provocó las "posteriores conclusiones clínicas fallidas, al llevar a los demás sanitarios a descartar la posibilidad" del cáncer de páncreas. Por tanto, concluye que el "único responsable" que debe asumir la indemnización es el radiólogo, junto con la empresa (el Instituto Radiológico Cántabro) en la que se realizó la prueba.

Por lo que respecta al importe de la indemnización, la familia del paciente reclamaba 60.000 euros, pero sólo se les reconocen 20.000. Y es que, tal como explica la sentencia, el cáncer de páncreas es "agresivo y letal", era "incurable" y, aunque se le hubiera diagnosticado en marzo, las posibilidades de éxito del tratamiento iniciado en junio habrían sido "las mismas", ya que el único tratamiento es paliativo. Ahora bien, sí que reconoce que adelantar el tratamiento paliativo podría haber mejorado su calidad de vida y una detección más temprana le podía haber evitado la situación de desasosiego y estrés por no tener un diagnóstico de lo que le ocurría.

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com