Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 30 de mayo de 2011   |  Número 11
Acceda a nuestra hemeroteca
SENTENCIAS COMENTADAS
12 DE ABRIL DE 2011
Correcta praxis pese a las complicaciones surgidas tras una apendicectomía
Sentencia de la Sección Cuarta de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo

La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo, ha desestimado el Recurso interpuesto por un paciente que sufrió graves complicaciones tras una intervención de apendicectomía.

El paciente acudió al centro hospitalario por presentar fuerte dolor abdominal de varias horas de evolución, acompañado de fiebre, náuseas y vómitos, siendo diagnosticado de apendicitis aguda.

Antes de la intervención el paciente fue sometido a las preceptivas pruebas preoperatorias y asimismo firmó el documento de consentimiento informado que contemplaba como posibles riesgos y complicaciones, entre otros, la deshicencia de sutura, resección intestinal, ileoparalítico, sepsis intrabdominal e infecciones. En el mes de Enero de 2002 le fue realizada al paciente una apendicetomía reglada con difícil manejo y se le pautó tratamiento antibiótico, siendo dado de alta al sexto día de la intervención.

Un mes más tarde el paciente acudió nuevamente al Servicio de Urgencias del centro hospitalario, diagnosticándosele colitis pseudomembranosa secundaria a tratamiento antibiótico. Ante el dolor y aumento de la cicatriz de la intervención, acompañado de fiebre, fue nuevamente ingresado, y tras realizarle las correspondientes pruebas se observaron dos colecciones que fueron drenadas, y fue dado de alta diez días más tarde. Posteriormente el paciente acudió periódicamente a consultas externas bajo el diagnóstico de absceso de pared.

Cinco meses más tarde el paciente acudió al centro hospitalario por supuración crónica de la herida quirúrgica, y le fue extraído trayecto fistuloso hasta el espacio preperitoneal, y, tras evolucionar favorablemente fue dado de alta.

En el año 2003 el demandante acudió a otro centro hospitalario donde fue intervenido extirpándole colon derecho con cierre de fístula y restablecimiento intestinal con anastomosis de íleon y colon restante, si bien en el post operatorio sufrió infección de la herida quirúrgica que precisó de curas diarias.
La demanda interpuesta frente a la Administración Sanitaria fundamentó sus alegaciones en que el paciente sufrió graves perjuicios físicos y morales derivados de las secuelas sufridas como consecuencia directa de la primera intervención.

De la prueba practicada, especialmente de las periciales obrantes en el procedimiento se concluye que “el paciente fue tratado de forma correcta en cada uno de los momentos en que, desgraciadamente, presentó las complicaciones que se han referido en el expediente” y que “a la vista de todas las actuaciones realizadas, tanto por el cirujano que extirpó el apéndice, como todos los demás profesionales que le atendieron, se realizaron de acuerdo con la “lex artis”, empleándose todos los medios disponibles para conseguir la curación de la enfermedad”.

A tal efecto la sentencia recuerda la doctrina jurisprudencial que establece que las obligaciones exigibles a los servicios médicos son obligaciones de medios y no de resultado, y que corresponde al reclamante la prueba de todos los hechos constitutivos de la obligación cuya existencia alega.

Por lo anterior el alto tribunal ha confirmado la sentencia dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, desestimando la demanda interpuesta al entender que la totalidad de la prueba practicada acredita la correcta praxis de los facultativos que intervinieron y asistieron al reclamante.

Sentencia de la Sección Cuarta de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo, de fecha 12 de abril de 2011.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com