Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 07 de noviembre de 2011   |  Número 20
Acceda a nuestra hemeroteca
SENTENCIAS COMENTADAS
Auto de la Audiencia Provincial de Segovia nº 92/2011, de 24 de junio de 2011
Correcto seguimiento y atención continuada en una paciente con negativa reiterada a alimentarse

La Audiencia Provincial de Segovia ha desestimado el recurso de apelación interpuesto por los familiares de una paciente contra el Auto del Juzgado de Instrucción de la Provincia que acordaba el sobreseimiento provisional y archivo de las actuaciones.

La querella se interpuso por los familiares de una interna en un Centro de Servicios Sociales desde 1999, y que estaba judicialmente incapacitada y afecta de un trastorno bipolar de larga evolución, y que dio lugar al presente procedimiento que se dirigía contra el Director de un Centro de Servicios Sociales y Salud, contra dos psiquiatras y una médico geriatra del mismo centro, al imputarles una falta de atención a la paciente que provocó tanto la desnutrición como la falta de diagnóstico temprano de un tumor en el ciego, del que, en tan sólo quince días desde su ingreso en un Hospital, fue diagnosticado y tratado.

Consta en la Historia Clínica que se diagnosticó a la paciente un cuadro de anemia por primera vez en febrero de 2007, recuperándose de la misma al tomar hierro. Al reaparecer en el 2008, es interpretada como recurrencia de anemia crónica por ferropenia, en persona anciana, por lo que se vigiló la evolución de la misma, comprobándose que inicialmente se recuperó levemente o se mantuvo estable. En ningún momento se evidenció desnutrición en la analítica a pesar de la pérdida de peso progresiva. Volvió a presentar anemia leve en febrero de 2009, pautándose hierro local que no quiso tomar la paciente. Se comenzó a controlar el peso (47 Kg en febrero). En abril de 2009 se realizó nueva analítica que reveló agravamiento de la anemia, y se insistió en toma de hierro, vigilancia de dieta y suplementos. En julio peso de 40 Kg y analítica similar sin datos de desnutrición (proteínas y albúmina normales), con negativa a alimentarse cada vez mayor. Se decidió actitud expectante por su médico habitual incrementando la vigilancia. En agosto de 2009 se produjo rápido deterioro, peso el 28 de agosto 35 kg., diarrea aguda y febrícula y negativa a comer los 3-4 días previos al ingreso el 3 de septiembre de 2009, e indicado por el médico que sustituía a su médico habitual durante las vacaciones.

Entiende el Juzgador que de la prueba documental obrante en el procedimiento, referida a la historia clínica de la interna y a las actuaciones de enfermería para con ella, minuciosamente examinados y valorados por el Médico forense en el informe aportado a las actuaciones, revela la inexistencia de la desatención que se denuncia. El Forense pone de manifiesto la implicación diaria de los profesionales médicos y de enfermería en orden a procurar el bienestar de la interna y salvaguardar su salud físico-psíquica, ante la negativa reiterada de la referida a comer y a tomar los sustitutivos de la comida que se le prescribieron por la geriatra. Existió un esfuerzo continuado por parte de las enfermeras por alimentar y vigilar a la paciente, "camuflando" la medicación si era posible. En al menos una ocasión se informó de la presencia de diarrea a su psiquiatra y en varias ocasiones a la médico que pautaba la dieta astringente cediendo la diarrea.

Pone también de manifiesto el Médico Forense, el difícil manejo de la paciente, debido a su estado maniaco y comportamientos agresivos, así como su escasa colaboración. Consta cómo se le hicieron analíticas y se controlaba su peso, que ciertamente iba en descenso, sin que tenga relevancia penal el hecho de no haber diagnosticado, o no haberlo hecho de forma más temprana, el diagnostico del tumor en el ciego que le fue diagnosticado en un hospital.

En definitiva, el Juzgador entiende que aunque la interna sufrió una alteración de su salud que, afortunadamente, fue corregida tras la actuación hospitalaria, esa alteración de la salud no es imputable a la desatención de los querellados y del personal asistencia del Centro, a quienes no es imputable haber omitido cualquier actuación que estuviera en sus manos para que no se produjera esa alteración de la salud, y menos aún haber omitido de forma voluntaria y consciente cualquier actuación médica o asistencia que fuera procedente a tal fin (delito de omisión del deber de socorro o de prestación de asistencia médica)."
 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com