Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 02 de abril de 2012   |  Número 30
Acceda a nuestra hemeroteca
EN PORTADA
ENTREVISTA A MERCEDES MARTÍNEZ-LEÓN, profesora de Medicina Legal y Forense de la Universidad de Valladolid
“Cualquier acto médico tiene repercusiones legales o jurídicas”
Asegura que los médicos deben conocer las para estar protegidos y saber sus derechos y deberes

Ricardo Martínez Platel
Mercedes Martínez-León es Doctora en Medicina y Cirugía por la Universidad de Valladolid, máster en Derecho Sanitario por la Universidad Complutense de Madrid y profesora de Medicina Legal y Forense de la Facultad de Medicina de la Universidad de Valladolid.

¿Por qué considera importante para los futuros médicos la formación médico-legal y en especial el Derecho Sanitario o la legislación sanitaria?
Para los graduados en Medicina, la formación médico-legal o medico jurídica es importantísima, puesto que como siempre digo a mis alumnos “cualquier acto médico tiene repercusiones legales o jurídicas”, por lo tanto los médicos tenemos que conocerlas leyes que regulan nuestro ejercicio profesional, para estar protegidos y saber nuestros derechos y deberes. Además entre las competencias que los estudiantes deben de adquirir para habilitarles para la profesión de médico, según la Orden ECI/332/2008, de 13 de febrero, estarían: “reconocer los elementos esenciales de la profesión médica, incluyendo los principios éticos, las responsabilidades legales y el ejercicio profesional centrado en el paciente.

¿Qué piensa sobre que cada vez sea mayor el número de número de normativas y legislación sanitaria?
En nuestra especialidad el derecho sanitario es un campo que en la actualidad tiene más peso, es una materia claramente emergente. La ley que marco un cambio muy importante en cuanto al desarrollo de la legislación sanitaria fue la Ley General de Sanidad de 1986, que daba un giro radical a la práctica clínica con el nuevo concepto, por ejemplo del consentimiento informado, y todavía siguen videntes numerosos artículos de la citada Ley. Pero la primera normativa sanitaria que verdaderamente resalta la autonomía del paciente como principio fundamental en la relación médico-paciente fue la Ley Básica Reguladora de la Autonomía del Paciente y de Derechos y Obligaciones en materia de información y Documentación Clínica, del 14 de noviembre de 2002.

¿Cree que es bueno para la práctica clínica que exista cada vez más leyes en el mundo sanitario o por el contrario entorpece la labor clínica asistencial?
Yo creo, y por eso me dedico a esta especialidad que la medicina y el derecho están íntimamente relacionados y que la medicina legal precisamente nace del derecho de los tribunales, para ayudar a la resolución de los problemas que plantea el derecho, por lo que podemos decir como ya decía PIGA, 1948: “La medicina legal es la medicina en el derecho”. El Derecho y la Legislación Sanitaria nos da la respuesta a cuáles son las condiciones necesarias para el correcto ejercicio profesional , saber cuál es nuestra responsabilidad profesional y siempre actuaremos respetando la autonomía o la voluntad del paciente, por ejemplo respetando el rechazo de los pacientes a determinados tratamientos aunque sea perjudicial para él, también como expresión de ese principio de autonomía se reconoce el consentimiento informado por escrito ante todo tipo de intervención quirúrgica o técnicas o procedimientos diagnósticos invasivos y se reconoce también el poder realizar el documento de instrucciones previas como un consentimiento anticipado sobre los cuidados y tratamientos que quieres o que no quieres que te realicen llegado el momento en que te encuentres incapacitado para poder expresar tu voluntad.

¿Los médicos conocen y saben la importancia de estos nuevos documentos médico-legales como son las “Instrucciones Previas”?.
Los médicos y los futuros estudiantes son cada vez más conscientes de la existencia e importancia de este tipo de documentos, e incluso se cree conveniente y se aconseja que las personas que deseen realizarlos pregunten a su médico de confianza que en general, suele ser el médico de familia antes de cumplimentarlos por si tuvieran algunas dudas. Los médicos saben y conocen que en la gran mayoría de las situaciones tienen que cumplir con las instrucciones previas dejadas por el paciente, pero también es importante saber que hay unos límites al cumplimiento de estas instrucciones como nos dice la Ley Básica de Autonomía del Paciente, por ejemplo las Instrucciones Previas contrarias al ordenamiento jurídico (no se practicara la eutanasia aunque se ponga en este documento), ni tampoco las Instrucciones Previas contrarias a la lex artis o la buena práctica médica, ni las que no se correspondan con el supuesto de hecho de que el interesado haya previsto en el momento de manifestarlas (enfermedades que en ese momento no tuvieran curación posible y posteriormente se descubre un tratamiento curativo). Para evitar este último problema en países como en Francia este tipo de documentos tiene un periodo de caducidad de tres años, en España estos documentos no caducan, eso sí siempre se pueden revocar en cualquier momento por escrito.

¿Cree que estos documentos pueden ayudar a los médicos a la hora de tomar decisiones en la práctica clínica?
En algunas ocasiones sí que pueden ser útiles para poder saber la voluntad del paciente, además también este tipo de documentos nos sirven para el capítulo de las donaciones de órganos, ya que hay un apartado donde uno puede dejar claro y por escrito si quiere ser donante de órganos, qué tipo de órganos quiere donar, e incluso sobre si quiere donar todo su cuerpo a la ciencia, y por supuesto también puede decir que no quiere ser donante, pero con este documento es el propio paciente el que decide y no la familia como ocurre ahora en la mayoría de las ocasiones.

¿Cuál es su opinión sobre la Ley de Muerte Digna de Andalucía y de otras comunidades como Aragón y Navarra?
La Ley de Muerte Digna Andaluza, es la primera norma autonómica en España que regula los derechos de la persona y los deberes de los profesionales que atienden a pacientes ante el proceso de la muerte, además es la que estaba sirviendo como base para elaborar la Ley Estatal de Cuidados Paliativos y Muerte Digna. Además como muy bien apunta Ricardo de Lorenzo existe una necesidad de aclarar determinados conceptos como se hace en la Declaración sobre Eutanasia de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos, considerando como Eutanasia la conducta (acción u omisión) intencionalmente dirigida a terminar con la vida de una persona que tiene una enfermedad grave e irreversible, por razones compasivas y en un contexto médico. Cuando se habla de una ley de eutanasia se está hablando de una legislación según la cual no existiría impedimento legal, bajo determinadas condiciones, para esta para dentro del ejercicio de la medicina, en contra de lo que ha sido su ética tradicional. Por lo tanto lo que no debemos de confundir términos y prácticas médicas que son éticamente correctas como limitación del esfuerzo terapéutico, sedación paliativa y elección y renuncia a tratamientos.

Por eso, uno de los aspectos importantes y novedosos de esta Ley es tratar de clarificar determinadas conductas, como la limitación del esfuerzo terapéutico y la sedación paliativa para las existe un consenso en considerarlas correctas desde el punto de vista ético y jurídico, ya que nunca estas actuaciones buscan deliberadamente la muerte como en el caso de la eutanasia, sino aliviar o evitar el sufrimiento, siempre respetando la autonomía de estos enfermos terminales.

Respecto a las otras dos Leyes Autonómicas en la Ley de Muerte Digna aragonesa, se reconoce también a los menores aragoneses mayores de catorce años, el derecho a prestar el consentimiento informado y otorgar documento de voluntades anticipadas, con la asistencia de uno cualquiera de sus padres o del tutor e incorpora el ámbito de los «valores vitales de la persona» al contenido del documento de voluntades anticipadas.  Y la Ley de Muerte Digna navarra el ideal de muerte digna que goza de consenso se encuentra en el derecho de los pacientes a recibir cuidados paliativos integrales de calidad…y la recomendación del mismo órgano, de 24/2003 sobre «Organización de Cuidados Paliativos» recomienda que se adopten medidas legislativas para establecer un marco coherente sobre cuidados paliativos. Se pretende es elevar la idea ya establecida a categoría de derecho fundamental.

¿Cree necesaria la legalización de la eutanasia?
Por todo lo anteriormente dicho no considero que sea necesaria la legalización de la eutanasia en España, aunque si lo esté en países europeos como Holanda, Bélgica y Luxemburgo y el suicidio asistido en Suiza, ya que lo verdaderamente conveniente sería realizar una adecuada Regulación Jurídica Estatal sobre los Cuidados Paliativos en España, para de esta forma evitar que pacientes de diferentes Comunidades autónomas sean tratadas de forma distinta. Y como muy bien dice nuestro Juramento Hipocrático, los médicos siempre buscaremos el bien y evitaremos el sufrimiento del paciente.

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com