Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 16 de mayo de 2011   |  Número 10
Acceda a nuestra hemeroteca
TRIBUNALES
EL SUPREMO ESTIMA UN RECURSO DE CASACIÓN INTERPUESTO POR EL INSS
Cuando los riesgos laborales no se describen específicamente no cabe prestación de lactancia
La normativa exige la determinación de la naturaleza, grado y duración de la exposición al peligro

Ricardo Martínez Platel. Madrid
El Tribunal Supremo ha estimado un recurso de casación interpuesto por el Instituto Nacional de la Seguridad Social contra una sentencia dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía que reconocía el riesgo laboral durante el periodo de lactancia natural de una enfermera del Hospital Costa del Sol.

Tribunal Supremo.

La mujer solicitó al INSS la prestación de riesgo ante el Juzgado de lo Social número 11 de Málaga, que denegó su petición. La enfermera interpuso un recurso de suplicación contra la anterior sentencia ante la Sala de Social del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, que lo estimó, condenando al INSS a abonar la correspondiente prestación por riesgo durante la lactancia natural.

Ante esta situación, el INSS recurrió al Supremo, que admite la existencia de riesgos probados en el puesto de trabajo sanitario en la forma que genéricamente exponen los hechos probados, pero niega que esa descripción sea específica en relación tanto con el concreto puesto de trabajo y actividad desempeñada, como con la situación de lactancia natural de la demandante que lleva a cabo esa actividad.

El alto tribunal recuerda que la exigencia de la evaluación de los riesgos a efectos de su prevención se contiene en los artículos 14 y siguientes de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, especialmente en el 16. Más específicamente, esa evaluación ha de tener una especial dimensión en supuestos especiales, como lo son la situación de la maternidad o lactancia natural de la trabajadora, a los que se refiere el artículo 26. La norma también recoge que la evaluación de los riesgos deberá comprender la determinación de la naturaleza, el grado y la duración de la exposición de las trabajadoras en situación de embarazo o parto reciente. Incluso cuando no existan puestos de trabajo o función compatible, según esta ley, podrá ser destinada a un puesto no correspondiente a su grupo o categoría equivalente y conservará el derecho a las retribuciones de su puesto de origen.

Además, han de cumplirse todos los requisitos previstos normativamente de manera sucesiva, esto es, la identificación de riesgos específicos para la trabajadora, la imposibilidad de adaptación de las condiciones del puesto específico y por último la imposibilidad de cambio de la trabajadora a otro puesto. La trabajadora no recibirá dicha prestación cuando no aparezcan los riesgos, en relación con la lactancia, debidamente descritos, valorados y acreditados de manera específica, ya que de lo contrario impediría conocer si realmente existen otras funciones exentas de riesgos para asignar a la lactante.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com