Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 30 de mayo de 2011   |  Número 11
Acceda a nuestra hemeroteca
TRIBUNALES
EL SUPREMO RECUERDA LA OBLIGATORIEDAD DE MEDIOS, NO DE RESULTADOS
Cuando se opta por la única solución posible, no hay mala praxis
Además de aplicar a la paciente una terapia conservadora en primer lugar, ésta firmó el consentimiento informado

Redacción. Madrid
La Sección Sexta de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo ha desestimado un recurso de casación interpuesto por una paciente contra un fallo dictado por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

La mujer, con antecedentes de hernia de hernia de hiato y conoscopia en cuello de útero, ingresó en un centro sanitario madrileño por una metrorragia que precisó transfusión, presentando un cuadro de anemia y hemorragias menstruales prolongadas. Dos días después se diagnosticó un mioma para el que se programó su resección. Antes de la intervención quirúrgica la mujer firmó el consentimiento informado. A consecuencia de una hemorragia uterina se realizó una histerectomía simple, por lo que la paciente sufre secuelas psicológicas.

La mujer reclamó a la administración por la falta de advertencia de la posible extirpación del útero. Sin embargo, ésta firmó un consentimiento que alude a los riesgos y complicaciones existentes, entre los que se incluye la existencia de posibles hemorragias. Así, autorizó "a que si se presentaba alguna situación no sospechada y no se le pudieran comunicar el hecho por urgencia del caso, se utilizasen los procedimientos que se considerasen idóneos".

En cuanto a la reclamación por mala praxis, la sentencia refleja que la histerectomía respondió a la necesidad de salvaguardar su vida, con preferencia a cualquier otro riesgo posible. La terapia aplicada fue conservadora, en tanto que se realizó la miomectomía en primer lugar. El fallo recuerda que la actividad sanitaria no permite exigir la curación del enfermo u obtener un resultado positivo, ya que su función es prestar todos los medios y conocimientos a disposición.
 
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com