Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 24 de enero de 2011   |  Número 2
Acceda a nuestra hemeroteca
SENTENCIAS COMENTADAS
de 7 de Octubre de 2010
No existe daño desproporcionado cuando hay una causa que explica la producción del resultado
Sentencia de la Audiencia Provincial de Burgos, Sección 3ª

La Sección3ª de la Audiencia Provincial de Burgo ha desestimado el Recurso de Apelación interpuesto por una paciente contra un médico especialista en anestesiología y reanimación, por las secuelas sufridas tras una intervención quirúrgica consistente en la extirpación de un quiste ovárico, confirmando, en consecuencia, la Sentencia dictada en 1ª Instancia, que absolvía al facultativo de las pretensiones de la paciente.

El día 26 de Octubre de 2006 la demandante se sometió a una operación de extirpación de un quiste ovárico en el Hospital público de su localidad. La anestesia se realizó mediante punción intradural, practicándose a nivel de las últimas vértebras lumbares, habiendo sentido la paciente durante su administración un calambre en la pierna derecha, lo que se consideró normal, continuándose la intervención.

Tras el acto operatorio se detectó la imposibilidad que sufría la paciente de movilidad del miembro inferior derecho así como una sensación de acorchamiento y paresia de dicha extremidad, mientras que la izquierda se encontraba dentro de los límites de la normalidad. Por este motivo se le practicó a la paciente una resonancia magnética que fue informada de imágenes puntiformes muy hipointensas en la médula localizadas a la derecha, una a la altura del cuerpo de la D11, y la otra de D12-L1, que indican depósitos de hemosiderina.

La paciente fue dada de alta el día 4 de Noviembre de 2006, regresando al Hospital el día 1 de Diciembre al objeto de someterse a otra resonancia magnética que fue informada de pequeña formación quística y depósitos de hemosiderina, secundarios a una hemorragia de cono medular.

De la prueba practicada en el procedimiento, y en concreto los informes periciales, quedó acreditado que el origen de la hemorragia no puede achacarse a una maniobra errónea del anestesista, sino que es secundaria a la existencia de una lesión previa, debido a que la punción se realizó en una posición anatómica muy alejada de dicha lesión.

Es de resaltar que incluso el propio perito de la paciente indica en su dictamen que ninguna tacha puede hacerse al actuar del médico anestesista. Asimismo, el médico forense califica la actuación del demandado como acorde con la lex artis ad hoc.
La Sala consideró que no era de aplicación al caso de autos la teoría del daño desproporcionado por cuanto no hay tal daño cuando existe una causa que explica la producción del resultado y se ha conseguido demostrar que el médico cumplió con las reglas de su buen hacer profesional.

Asimismo, la Sala consideró que la hemorragia que padeció la demandante no es una de las que pueden presentarse en una anestesia intradural, sino que estaba asociada a una lesión anterior, y se produjo en un lugar de la columna alejado del punto anatómico donde se realizó la punción lumbar. Por ello, el facultativo demandado ninguna responsabilidad puede tener en las secuelas que presenta la paciente, ya que actuó con la debida diligencia y con absoluto respeto a las normas de su profesión

Sentencia de la Audiencia Provincial de Burgos, Sección 3ª, de 7 de Octubre de 2010.


 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com