Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 02 de abril de 2012   |  Número 30
Acceda a nuestra hemeroteca
TRIBUNALES
No existió infracción de la lex artis
Descartada la pérdida de oportunidad por no agotar las posibilidades de diagnóstico de la sanidad pública
Fue la falta de síntomas clínicos la que obligó a la asistencia privada a la realizar un TAC para poder detectar el tumor

Ricardo Martínez Platel. Madrid
La Sala de lo Contencioso del Tribunal Supremo ha desestimado un recurso de casación interpuesto por una paciente, contra una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, porque cuando ésta decidió acudir a los servicios de la medicina privada, no había agotado las posibilidades de diagnóstico y tratamiento de la sanidad pública, por lo que no existe daño antijurídico del que deba responder la Administración Sanitaria.

Tribunal Supremo.

En las dos ocasiones en las que paciente fue atendida en los servicios de urgencias, se practicaron las pruebas que precisaba su sintomatología inicial y no se apreció ninguna patología que requiriera una asistencia urgente y no se manifestaron síntomas que pudieran alertar sobre la posible existencia de un tumor cerebral. De hecho, fue la falta de síntomas clínicos la que obligó a la asistencia privada a la realizar un TAC para poder detectar el tumor.

Así, según el informe pericial la atención prestada por los servicios de Urgencias Hospitalarias fue ajustada a los prescrito por el RD 63/95, de 20 de enero, de ordenación de las prestaciones sanitarias del SNS, es decir: “diagnóstico, primeros cuidados y tratamientos necesarios para atender la urgencia o necesidad inmediata, evaluar el proceso y las circunstancias del paciente y referirlo al nivel de atención primaria o especializada que se considere adecuado”. Por tanto, no procede el reintegro de los gastos satisfechos a la medicina privada, dado que la no utilización de la sanidad pública no obedeció a ninguna circunstancia imputable a ésta, sino que fue decisión propia de la paciente. De tal modo, no existió infracción de la lex artis ni hubo pérdida de oportunidad en la actuación de la Administración sanitaria, ya que fue la paciente “quien no dio oportunidad para realizar el diagnóstico de su dolencia y proporcionarle el tratamiento adecuado”.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com