Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 03 de diciembre de 2012   |  Número 37
Acceda a nuestra hemeroteca
tribunales
SENTENCIA DEL TRIBUNAL SUPREMO
El baremo de aplicación constituye el instrumento más adecuado para procurar la satisfacción pecuniaria
No menoscaba el principio de indemnidad de las víctimas

Ricardo Martínez Platel. Madrid
La Sala de lo Civil del Tribunal Supremo ha desestimado los recursos de infracción procesal y de casación formulados por un paciente al considerar que  “el efecto expansivo del Baremo previsto en el Anexo a la Disposición Adicional octava de la Ley 30/1995, de Ordenación y Supervisión de los Seguros Privados , a otros ámbitos de la responsabilidad civil distintos de los del automóvil, ha sido admitido con reiteración como criterio orientativo, no vinculante, teniendo en cuenta las circunstancias concurrentes en cada caso y el principio de indemnidad de la víctima que informa “.

Seijas Quintana, ponente de la sentencia.

El Supremo subraya que el baremo no solo no menoscaba el principio de indemnidad de las víctimas, sino que la mayoría de las veces son ellas las que acuden a este sistema de valoración para identificar y cuantificar el daño entendiendo que, en esa siempre difícil traducción a términos económicos del sufrimiento causado, no solo constituye el instrumento más adecuado para procurar una satisfacción pecuniaria de las víctimas, sino que viene a procurar al sistema de unos criterios técnicos de valoración, dotándole de una seguridad y garantía para las partes mayor que la que deriva del simple arbitrio judicial.

La resolución judicial del alto tribunal explica que hay excepciones, como que no puede alterar los términos en que el debate fue planteado, y deberá resolver en atención a las circunstancias concurrentes, determinando la indemnización que corresponda con arreglo a dicho sistema, y otra que aun siendo posible revisar en casación la aplicación de la regla conforme a la cual debe establecerse, en los casos en que se haya inaplicado, se haya hecho indebidamente o se haya aplicado de forma incorrecta.  En ningún caso podrá ser objeto de examen en casación la ponderación y subsiguiente determinación del porcentaje de la cuantía indemnizatoria fijada por la norma para cada concepto que el tribunal de instancia haya efectuado en atención al concreto perjuicio que consideró acreditado.

Pues bien, para la determinación, valoración y cuantificación de los días de estabilización y secuelas del hombre, la parte actora se acogió al baremo vinculante para los accidentes de tráfico, pero orientativo en otros casos, como el que resulta de la responsabilidad civil médica.

También lo hizo la demandada, lo que generó un conflicto sobre el baremo de aplicación que fue resuelto en razón al consenso existente entre ambas partes y ello porque si bien el perito de la actora tuvo en cuenta para la valoración de las secuelas la Ley 30/1995, la propia actora invocó la Ley 34/2003 para cuantificar los días de estabilización y secuelas, siendo entonces de aplicación el principio de libre disposición de las partes coincidente con el hecho de que el informe pericial acompañado a la demanda sitúa el siniestro en el año 2004, momento en el que, señala el perito, con un seguimiento adecuado, la reactivación de la sífilis podría haberse diagnosticado, por lo que se está reconociendo que la actuación negligente que dio lugar a responsabilidad se produjo con posterioridad a la entrada en vigor de la Ley 34/2003.
 

 

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com