Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 30 de mayo de 2011   |  Número 11
Acceda a nuestra hemeroteca
ACTUALIDAD
RICARDO DE LORENZO, PRESIDENTE DE LA ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE DERECHO SANITARIO
“El CI es requisito indispensable para la relación médico-paciente”
El letrado afirma que es un derecho de la libertad personal proclamado en las Constituciones

Redacción. Granada
En el marco de la jornada "Un compromiso por la Salud” organizado por la Fundación del Colegio de Médicos de Granada, el presidente de la Asociación Española de Derecho Sanitario, Ricardo de Lorenzo, participó con la ponencia “La regulación profesional a la luz de la LOPS”. El letrado inició su exposición explicando que históricamente, desde el siglo XVIII se crearon instituciones jurídicas reguladoras de la profesión médica, precedentes de los colegios de médicos. Desde entonces, no existió ninguna otra regulación mayor a la LOPS, salvo quizá la ley de 1944 (que ya preconizaba la existencia de colegios profesionales) y la Ley General de Sanidad (que el pasado 25 de abril cumplió 25 años de existencia). Pero anteriormente a estas dos, el “vacío normativo” en la ordenación de la sanidad era la práctica general.

Ricardo de Lorenzo, durante su ponencia.

La LOPS, entre otras motivaciones, busca la integración de los profesionales sanitarios en un sistema sanitario global; en el que la regulación solo se reconoce a las “profesiones reconocidas”, teniendo éstas competencias compartidas sobre la salud de los pacientes, en una forma cooperativa en vez de exclusiva y competitiva. También establece las características de la relación médico-paciente, conforme a la lex artis, al uso racional de los recursos diagnósticos y terapéuticos (de forma que no exista infrautilización, sobreutilización ni utilización errónea, pero siempre respetando la libertad de prescripción a favor del paciente); y sobre todo, con respeto a la libertad, dignidad y autonomía del paciente (y derivando en este punto a la Ley de autonomía del paciente).

Ricardo de Lorenzo hizo especial hincapié en esta ley de autonomía del paciente, que es ampliamente conocida por los pacientes, pero casi absolutamente desconocida por los médicos, ya que de cada 10 reclamaciones contra médicos, 7 vienen amparadas por vicio en la obtención del consentimiento informado. Sobre este particular, afirmó que el consentimiento informado no consiste en “hacer firmar donde la cruz al paciente”, sino en informar realmente a éste (incluso en una situación de urgencia vital, como ha recogido recientemente una sentencia del Tribunal Constitucional).

La delegada en Granada de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, Elvira Ramón, conversa con Ricardo de Lorenzo, en presencia de Javier de Teresa, presidente del Colegio de Médicos de Granada.

gualmente, explicó que la ley de autonomía del paciente significó la primera regulación de la historia clínica en España, afectando a todos los aspectos de la misma, como la conservación necesaria de la misma durante 15 años, ya que el Código Civil establece un plazo general de 20 años para la posibilidad de reclamación contra una actuación médica, dándose en la actualidad muchos casos de viudas y familiares de médicos que están debiendo responder por las actuaciones del profesional difunto (al haber aceptado la herencia de éste, que significan derechos y obligaciones).

Por otra parte, comentó que la LOPS otorga una importancia vital a los colegios como garantes de los pacientes y al cuidado extremo en el cumplimiento de la normativa en materia de protección de datos, que debe ser requisito imprescindible que el profesional debe conocer (todo lo contrario que en la situación actual, donde se están produciendo fallos extremos en este sentido y sanciones).

Para terminar, afirmó que los médicos son los garantes de los derechos de los pacientes, legal y moralmente y que por tanto, desde los colegios de médicos (y sus comisiones deontológicas) se debe incidir seriamente en proporcionar información legal y deontológica, de la cual la gran mayoría de los profesionales de la Medicina se han desentendido en gran medida.


 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com