Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 07 de febrero de 2011   |  Número 3
Acceda a nuestra hemeroteca
ÉTICA Y DEONTOLOGÍA
Presentado en el Hospital Doctor Moliner
El Código Ético de Enfermería valenciano apuesta por la comprensión y la cercanía hacia la persona que requiere de cuidados
Son derechos y obligaciones de ineludible cumplimento por el personal de enfermería que ejerce en la comunidad

Redacción. Valencia
El Consejo de Enfermería de la Comunidad Valenciana (Cecova) ha presentado en el Hospital Doctor Moliner el Código de Ética y Deontología de la Enfermería de la Comunidad Valenciana, aprobado el pasado año 2010. El texto, integrado por un preámbulo, 43 artículos y 3 disposiciones finales, recoge las pautas éticas y deontológicas acordadas por la enfermería valenciana y que, tanto el Cecova como los tres Colegios de Enfermería de la comunidad, han querido mostrar y dar a conocer.

José Antonio Ávila, presidente del Cecova.

Según señala el Secretario del Cecova, Juan José Tirado, el Código establece “una serie de derechos y obligaciones de ineludible cumplimiento para todos los profesionales de enfermería que, en cualquier ámbito y especialidad, de forma individual o colectiva, ejercen su profesión”. Asimismo, la organización colegial deberá “articular los medios necesarios para que esos derechos y obligaciones tengan su reconocimiento y defensa”.

Por su parte, Eugenia Gordo, coordinadora del Grupo de Trabajo de Ética y Deontología del CECOVA, manifiesta que los cuidados que los profesionales de enfermería administran “deben estar basados en la evidencia científica, guiados por la experiencia y realizados de forma segura, respetando la disponibilidad de recursos y la protección del medio ambiente, pero sobre todo inspirados siempre en los valores morales que definen la esencia de la enfermería, como el respeto, la cordialidad o la compasión, buscando en todo momento la excelencia”.

Además, la coordinadora afirma que si bien el código recoge una serie de normas de obligado cumplimiento, “nosotros hemos querido reconocer también las exigencias y directrices éticas de la profesión, estableciendo los criterios indispensables para garantizar que la praxis profesional respetará siempre la vida y la dignidad de cada persona, se desarrollará con la máxima competencia técnica y estará presidida por la comprensión y la cercanía hacia la persona que requiere de nuestros cuidados y también hacia sus familiares y allegados”.

Tras el preámbulo, en el que se reflexiona sobre las exigencias éticas y criterios esenciales para ejercer la enfermería de forma ética, se establecen tres capítulos, que abordan las responsabilidades éticas y deontológicas de la profesión. Tras los capítulos, aparecen tres disposiciones finales. El primero de los capítulos está dedicado a “La enfermera y las personas” y conformado por un total de 23 artículos. En este capítulo se recogen los apartados relacionados con Dignidad, Información, Confidencialidad, Proceso de Morir y Objeción de Conciencia.

El segundo capítulo, “La enfermera y la práctica”, está integrado por los artículos 24 a 30 y estructurado en dos grandes apartados: “La enfermera y los cuidados” y “La enfermera y la formación”. En ellos se muestra que la enfermería proporcionará siempre los mejores cuidados, que serán seguros, competentes y éticos. Además, es personalmente responsable de su propia capacitación científica y técnica, de sus competencias, de sus aptitudes y de sus habilidades.

Por último, el tercer capítulo está dedicado a “La enfermera y la profesión” y conformado por los artículos 31 al 43, distribuidos en tres apartados: “La enfermera y el ejercicio profesional”, “La enfermera como gestora, docente e investigadora” y “Comisión de ética y deontología”. En este capítulo se establecen, entre otros, aspectos como la posesión de la enfermería de un legítimo ámbito de autonomía en el ejercicio de sus tareas de cuidado, que siempre debe preservar, o la integración de la enfermería en equipos de salud, fomentando un clima de participación, cordialidad y respeto. Además, se establece que la Comisión de Ética y Deontología del Cecova será un órgano colegial de carácter asesor de los Colegios de Enfermería de la Comunidad Valenciana en materia de ética y deontología de la enfermería de carácter multidisciplinar.
 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com