Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Martes, 26 de julio de 2011   |  Número 15
Acceda a nuestra hemeroteca
SENTENCIAS COMENTADAS
Sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid núm. 99/2011, de 17 de Febrero
El consentimiento informado es un derecho fundamental, como expresión de la libertad personal

La Audiencia Provincial de Madrid, en su Sentencia de 17 de Febrero de 2011, ha confirmado la Sentencia dictada por el Juzgado de Primera Instancia nº 33 de la Capital, que condenaba a un facultativo y a una clínica de cirugía estética a indemnizar a la paciente en la cantidad de 39.435,00 €, tras las secuelas ocasionadas en la salud de la misma después de una intervención quirúrgica de aumento de mama.

La paciente, con el fin de realizarse un aumento de mamas, acudió al doctor demandado, que prestaba sus servicios en la clínica condenada, siendo informada de la intervención y firmando el día 4 de mayo de 2004 un documento que recogía el consentimiento informado, en el que solo se hacía referencia a "mama aumento" y recogiéndose luego en el impreso las eventuales complicaciones.

En el informe que se emitió al día siguiente se hacía constar que las prótesis debían ser de volumen muy grande, siendo la propuesta de 350 a 400 cc, sin que conste firma o notificación de este hecho. La paciente fue intervenida el día 7, y el día 12 se anota en la hoja clínica la existencia de ligera inflamación, que persiste el día 17 cuando se le retiran los puntos. Acude el día 5 de junio a Urgencias, advirtiendo mayor tamaño de uno de los senos, y el día 11 se le retira. Durante el verano se encuentra mal, lo que le hace acudir al psiquiatra.

De la prueba practicada, quedó acreditado, mediante la ratificación de los informes periciales, que el resultado de la operación fue grotesco por el tamaño, grande en exceso, padeciendo un daño anatómico, psíquico y moral, además de que el documento de consentimiento informado era insuficiente o incompleto.

La Sala tuvo en cuenta el efecto de la ausencia de información, que por la entidad del tratamiento, y por la naturaleza satisfactiva de la intervención, su exigencia cobraba mayor importancia. Y ello se debe a la consideración que el Tribunal Supremo otorga al derecho a la información, como derecho fundamental recogido en el Convenido Internacional para la Protección de los Derechos Humanos y Dignidad del Ser Humano.

La Sala consideró que el documento de consentimiento informado no pasaba de ser un documento-tipo, al cual, tanto la jurisprudencia como la doctrina, niegan eficacia, por cuanto el consentimiento del paciente está viciado por falta de información. Así pues, la Sala confirmó la Sentencia de instancia, por ausencia de información a la paciente, derivándose de ello un daño anatómico, funcional y psíquico.
 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com