Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 30 de abril de 2012   |  Número 32
Acceda a nuestra hemeroteca
actualidad
JORNADA CELEBRADA EN EL HOSPITAL DE LA PRINCESA DE MADRID
El cumplimiento de la buena práctica clínica ofrece una garantía jurídica a los sujetos que participan en los ensayos
Debe cumplir la legislación pertinente y los principios que tienen su origen en la declaración de Helsinki

Ricardo Martínez Platel / Imagen: Pablo Eguizábal. Madrid
La guía de buena práctica clínica es una norma internacional de calidad ética y científica aplicable al diseño, realización, registro y comunicación de los ensayos clínicos en los que participen seres humanos. El cumplimiento de esta norma proporciona una garantía pública de la protección de los derechos, la seguridad y el bienestar de los sujetos del ensayo de acuerdo con los principios de la Declaración de Helsinki, así como también garantiza la credibilidad de los datos del ensayo clínico, según ha expuesto Carmen Aguado, inspectora farmacéutica de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, en una jornada sobre la buena práctica clínica en los ensayos clínicos, celebrada en el Hospital de La Princesa de Madrid.

Carmen Aguado, inspectora farmacéutica de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid.

El objetivo del documento es proporcionar una norma única para la Unión Europea, Japón y los Estados Unidos, facilitando de este modo la aceptación mutua de datos clínicos por parte de las autoridades reguladoras de estas jurisdicciones. En la realización de esta guía se han tenido en cuenta las guías existentes en la Unión Europea, Japón y los Estados Unidos, además de las procedentes de Australia, Canadá, Países Nórdicos y la Organización Mundial de la Salud.

Además, de tener esta guía que sirve de referencia, cobra especial relevancia en los ensayos clínicos la figura del Comité Ético de Investigación Clínica (CEIC), organismo independiente constituido por profesionales sanitarios y miembros no sanitarios, encargado de velar por la protección de los derechos, la seguridad y el bienestar de los sujetos que participan, que debe obtener y documentar el consentimiento informado de los sujetos del ensayo.

En la obtención y documentación del consentimiento informado, el investigador debe cumplir la legislación pertinente, las normas de de buena práctica clínica y los principios éticos que tienen su origen en la Declaración de Helsinki. Antes del inicio del ensayo, el investigador deberá, por tanto, tener el dictamen favorable por escrito del CEIC del documento de consentimiento informado.

En situaciones de urgencia, cuando no sea posible obtener el consentimiento previo del sujeto, hay solicitarlo al representante legal, si está presente. En los casos en que el consentimiento previo no sea posible y el representante legal no esté, la inclusión del sujeto deberá cumplir los requisitos descritos en el protocolo, con el dictamen favorable del CEIC para proteger los derechos, la seguridad y el bienestar del sujeto y asegurar el cumplimiento de los requisitos legislativos pertinentes.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2019 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com