Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 26 de septiembre de 2011   |  Número 17
Acceda a nuestra hemeroteca
EN PORTADA
ANTONIO BASCONES, CATEDRÁTICO EN MEDICINA Y CIRUGÍA BUCOFACIAL
“El médico realiza las pruebas antes de que los jueces digan que las tenían que haber hecho”
Considera que la presión judicial lleva a los facultativos a practicar una medicina defensiva

Ricardo Martínez Platel / Imagen: Diego S. Villasante. Madrid
Antonio Bascones es catedrático en Medicina y Cirugía Bucofacial y miembro de la comisión científica del Congreso de Derecho Sanitario.

Antonio Bascones valora el conflicto entre dentistas y protésicos.

¿Cómo valora el enfrentamiento entre dentistas y protésicos que sigue de plena actualidad?
No es un enfrentamiento a nivel general, sino que hay cierto conflicto con algunos sectores de los protésicos que lo que pretenden es trabajar directamente en la boca y su titulación no les capacita para ello, sino para trabajar en laboratorio. Eso sí nos parece bien porque son grandes colaboradores de nuestra clínicas. Lo que está claro que los que están capacitados para trabajar en boca son los médicos estomatólogos y los odontólogos.

Las resoluciones judiciales están siendo contradictorias. En Andalucía, una sentencia permitía a los protésicos utilizar el término “consulta”.
El término “consulta” es ambivalente y se puede entender como consulta con el especialista con el profesional, con el odontólogo o con el estomatólogo, o consulta directamente con el cliente, que en este caso sería paciente. Por eso es un término ambiguo. Ellos no están capacitados para trabajar en consulta, claramente. Y así lo marca la legislación.

Sin embargo, la semana pasada conocíamos una sentencia que obliga a un protésico a indemnizar con 6.000 euros a un paciente por realizar un tratamiento que debería haber hecho un dentista.
Es que ese señor estaba trabajando ilegalmente. Porque estaba trabajando en boca y le hizo un trabajo a un paciente directamente, sin estar capacitado para ello. Me parece lógica la indemnización que le han impuesto. El título es para algo. El título universitario significa que se puede mantener un contacto directo con el paciente.

Alfonso Villa Vigil, presidente del Consejo General de Dentistas de España, calificaba de intrusos a aquellos protésicos que trabajan en la boca.
Por supuesto, es que lo son. Estoy totalmente de acuerdo.

Bascones aborda el asunto del contrato de resultados.

El hecho de que para algunos tratamientos tengan que garantizar resultados, ¿obliga a tomar medidas especiales para evitar reclamaciones?
El contrato de resultados o el contrato de medios es algo también ambiguo. Los profesionales médicos, sea cual sea la especialidad, están trabajando con tejidos biológicos y esto significa que el contrato es de medios, no de resultados. Otra cosa es el cirujano plástico que pueda justificar unos resultados ante la paciente, en una elevación de senos por poner un ejemplo, o una rinoplastia. Aunque también es contradictorio porque los resultados tienen que entenderse siempre bajo un aspecto que debe ser secundario respecto a la obligación de medios. Los resultados pueden variar en función de la naturaleza del paciente.

¿Qué opinión le merece el aumento de demandas que se ha producido contra los profesionales sanitarios?
Están aumentando debido a varios aspectos. A veces puede existir una mala praxis, esto es innegable y existe, pero muchas ocasiones lo que se persigue es obtener un rendimiento económico tanto por parte del abogado, como del cliente. En los hospitales de Estados Unidos los abogados acuden a preguntar a los pacientes o familiares si están dados de alta, si han recibido una buena atención, si han tenido buenos resultados para en el caso de que no sea así, pueda recurrir. En ese caso el abogado no les cobra, aunque si se llevaría un porcentaje importante de lo que se obtuviera tras la sentencia. Esta circunstancia está empezando a surgir en España, lo que deteriora la relación médico-paciente.

Lo que está provocando una judialización de la sanidad.
Así es, porque se está haciendo una medicina defensiva. El médico realiza un exceso de pruebas que aumenta el costo.

¿Esta medicina defensiva se produce porque los médicos se sienten presionados por los tribunales?
Efectivamente. El médico hace las pruebas antes de que los jueces posiblemente digan que las tenían que haber hecho.

¿Cómo se encara un profesional sanitario ante una demanda?
Es muy complicado. Normalmente tenemos un seguro de responsabilidad. Y son los abogados los que se ocupan de todos estos asuntos judiciales. En un primer nivel, el cliente va al colegio profesional y hace una demanda civil de forma privada. El colegio establece una resolución que no es compatible con la legislación, pero sí que puede orientar a las partes en los pasos a seguir. Si no se llega a un acuerdo, se recurre a los tribunales.

Además del desgaste psicológico, muchas veces se enfrentan a un desprestigio profesional.
Puede haber cierto desprestigio que luego no es tal, cuando le declaran inocente. Aunque la realidad es que en primera instancia si se ha producido esa merma del prestigio profesional. Y sucede que en el caso de los médicos se olvida con mucha frecuencia la presunción de inocencia y se le juzga a priori, sin haber evaluado todos los aspectos que entraban en el estudio del paciente.

En ocasiones, tachan a los documentos de consentimiento informado de ser demasiado generalistas.
Es difícil porque a veces son generalistas, pero también dicen que algunos son demasiado exhaustivos. Cuando Ricardo de Lorenzo y yo realizamos los protocolos de consentimiento informado en Estomatología fuimos muy detallistas y se nos acusó de ello. Estar a caballo entre ser excesivamente generalistas o muy puntillosos es el punto intermedio al que hay que llegar.

¿La solución para rebajar el número de reclamaciones pasa por un mayor diálogo entre las partes?
Así es. En su día se intentó crear una asociación médica que estudiara, desde el punto de vista de la responsabilidad, la relación entre el médico y el paciente, creando un comité que sirviera para mediar y evitar el proceso judicial, como ocurre en el sistema inglés. Es una herramienta muy útil para solventar los casos en un primer nivel. Sin embargo, la idea no prosperó.

¿Cómo valora el papel que ha desarrollado la Asociación Española de Derecho Sanitario?
Es un puente de unión entre los médicos y los abogados, desde el punto de vista de asesoría, de posición y reflexión de problemas vigentes que se tratan en los congresos. Es fundamental el papel de Ricardo de Lorenzo, que es el motor que nos impulsa a todos.

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2019 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com