Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Martes, 26 de julio de 2011   |  Número 15
Acceda a nuestra hemeroteca
TRIBUNALES
CORROBORA UNA SENTENCIA DEL TJS DE LA COMUNIDAD VALENCIANA
El plazo de reclamación es de un año desde que los daños son cuantificables
El paciente alegaba que no había transcurrido el periodo indicado desde que calificaron su lesión como irreversible

Ricardo Martínez Platel. Madrid
La Sala de lo Contencioso del Tribunal Supremo ha desestimado el recurso interpuesto por un paciente, contra una sentencia de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de la Comunidad Valenciana, que entendía que el plazo para reclamar por un síndrome postrombótico había prescrito.

Tribunal Supremo.

El 4 de julio de 2002 el hombre acudió al Servicio de Urgencias del Hospital Arnau de Vilanova aquejado de un fuerte dolor en la pierna izquierda. Tras la exploración se le realizó una eco dopler. Al no mejorar, tres semanas después volvió al centro, donde tras una resonancia, se le diagnosticó la afectación de la vena iliaca en la pierna izquierda. Dos años después obtuvo la incapacitación permanente total. Así, presentó una reclamación ante la Consejería de Sanidad valenciana por la supuesta atención deficiente que le ocasionó el retraso en el comienzo del tratamiento de una trombosis venosa profunda. La Administración entendió que el plazo para recurrir había prescrito, al haber presentado su reclamación en diciembre de 2004. Sin embargo, la defensa del paciente aseguraba que tras ser dado de alta, continuó con tratamiento ambulatorio y no fue hasta marzo de 2004 cuando calificaron su dolencia de irreversible.

El fallo recuerda que “el derecho reclamar prescribe al año de producido el hecho o el acto que motive la indemnización o de manifestarse su riesgo lesivo”. Existen enfermedades en las que la salud queda quebrantada de manera irreversible, supuestos en que entra en juego la previsión legal de que el ejercicio de la acción de responsabilidad ha de efectuarse siguiendo el principio de la actio nata, desde la determinación del alcance de las secuelas, a pesar de que en el momento de su ejercicio no se haya recuperado íntegramente la salud, por cuanto que el daño producido resulta previsible en su evolución.

También surgen casos en que ni existe una curación completa ni la posibilidad de determinar las secuelas. Ante estas circunstancias los tribunales han aceptado la posibilidad de la existencia de una temporánea reclamación a pesar de haberse producido fuera del periodo del año. En este caso, la sentencia refleja que desde que recibió el alta médica, los daños fueron cuantificables y previsibles conforme a una evaluación patológica ya padecida.



 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com