Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 22 de octubre de 2012   |  Número 34
Acceda a nuestra hemeroteca
tribunales
No está abierto ilimitadamente
El plazo de reclamación expira transcurrido un año desde que se determinan las lesiones
La situación permitía exigir la correspondiente responsabilidad patrimonial

Redacción. Madrid
El Tribunal Supremo ha desestimado, por reclamar fuera de plazo, el recurso presentado por la familia de un joven contra el Sacyl, a quien reclamaba más de 900.000 euros, por una supuesta negligencia médica, después de que en 2001 quedara tetrapléjico tras sufrir un accidente en un pantano de Palencia.

La Sala no ha admitido el recurso de casación interpuesto contra lo decidido en 2010 por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León por considerar que la reclamación "es tardía por haber transcurrido en exceso el plazo legalmente aplicable". Los hechos ocurrieron el día 20 de junio de 2001 cuando el joven, entonces de catorce años, fue encontrado con la cabeza semisumergida en el pantano la localidad palentina de Aguilar de Campoo, a donde había acudido acompañado de otras personas.

La sentencia expone que el joven fue evacuado del agua por quienes allí se encontraban, que le reanimaron además de solicitar la asistencia de los servicios médicos, "los cuales no se personaron en el lugar", lo que motivó que el joven fuera llevado en un vehículo particular al centro médico de Aguilar, desde donde fue derivado a un hospital en una ambulancia dotada de UVI. Estimaban los demandantes que la asistencia médica "fue deficiente, tanto por no personarse los servicios médicos en el lugar de los hechos como por no diagnosticar y tratar adecuadamente al menor", lo que impidió su recuperación y ello, según consideran, fue el origen de su situación actual de minusvalía.

Según entiende la Sala, al reconocer la Junta en abril de 2002 una minusvalía al joven del 85 por ciento, se pone de manifiesto "que ya entonces la situación en la que se encontraba dicho menor le permitía efectuar las reclamaciones correspondientes sobre la responsabilidad patrimonial enjuiciada", aunque no lo hizo hasta julio de 2003, "más allá del plazo de un año que marca el ordenamiento vigente para estas reclamaciones".

 

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2019 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com