Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 11 de julio de 2011   |  Número 14
Acceda a nuestra hemeroteca
TRIBUNALES
EL SUPREMO CONFIRMA UNA SENTENCIA DEL TSJ DE MADRID
El plazo para designar local para una farmacia no caduca si no existe actitud de abandono de los derechos
La interesada envió por error sus escritos a la Administración de Castilla y León en lugar de a la Comunidad de Madrid

Ricardo Martínez Platel. Madrid
La Sala de lo Contencioso del Tribunal Supremo ha desestimado un recurso de casación interpuesto por la Comunidad de Madrid, contra una sentencia dictada por la Sección Octava de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

La Dirección General de Farmacia y Productos Sanitarios de la Comunidad de Madrid denegó a la interesada la instalación de una nueva oficina de farmacia por no cumplir la distancia mínima de 250 metros respectos a las farmacias más cercanas. Así, se le concedió un único plazo de treinta días, contados desde la notificación de la resolución, para que designara un nuevo local, con la advertencia de que en caso de no hacerlo se procedería al archivo de su solicitud sin más trámites.

La mujer presentó ante la Delegación Territorial en Valladolid de la Junta de Castilla y León un escrito en el que designaba un nuevo local. La documentación fue devuelta porque lo envió por error involuntario a la Junta de Castilla y León en lugar de a la Comunidad de Madrid.

En resolución de la Dirección General de Farmacia y Productos Sanitarios de la Comunidad de Madrid se declaró caducado el derecho reconocido a la recurrente. Según la Administración, la designación del local es una obligación que ineludiblemente debe cumplir. La caducidad del derecho vino dado por causas imputables a la interesada, ya que por dos veces envió sus escritos a la Administración de Castilla y León en lugar de a la Comunidad de Madrid y cuando lo hizo a ésta, ya era fuera de plazo.

Sin embargo, la sentencia del Tribunal Supremo refleja que si toda caducidad se funda en una presunción de abandono de las pretensiones o derechos por parte de sus titulares, en el caso examinado, aunque los escritos dirigidos a la Junta de Castilla y León se hicieron de forma incorrecta, no puede presumirse tal actitud de abandono en la recurrente de su derecho a designar un nuevo local.
 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com