Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 17 de diciembre de 2012   |  Número 38
Acceda a nuestra hemeroteca
tribunales
SENTENCIA DEL TRIBUNAL SUPREMO
El residente está capacitado para la aplicación de un fórceps siempre que se encuentre supervisado por un especialista
Su participación está contemplada en el programa de residencia de Obstetricia y Ginecología

Ricardo Martínez Platel. Madrid
La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo ha desestimado el recurso de casación de los padres de un bebé al considerar que no ha lugar la reclamación por responsabilidad patrimonial presentada con ocasión de la gestación y parto de su hijo.

El niño presenta una minusvalía del 44 por ciento, con hemiparesia izquierda por hemorragia intracerebral de etiología sufrimiento fetal perinatal. Según el informe pericial, no consta que en la técnica de aplicación del fórceps se incurriera en error o mal uso, ni existen datos que permitan concluir que las lesiones fueran debidas al mal empleo del instrumento, por lo que consideran que no existe defectuosa actuación sanitaria.

El fallo recuerda que la capacidad de la madre para solicitar una cesárea debe rechazarse de plano, ya que la práctica sistemática de cesáreas programadas es totalmente contrario al buen hacer médico y a la lex artis, y solo se contempla en aquellos casos en los que existe evidencia médica suficiente para aconsejarla y en el presente caso no se cumplía ningún criterio para ello. Por tanto, pese a que no se puede descartar con rotundidad al fórceps como factor causal sí que resulta  improbable.

Además, añade, el hecho de que el parto fuera atendido por un médico residente de primer año, está contemplado en el programa de residencia de Obstetricia y Ginecología, siempre bajo la supervisión de un adjunto. Respecto a la asistencia prestada por estos profesionales médicos no se revela como destacado en materia de consentimiento informado puesto que no se ha observado que ello motivara una infracción de la lex artis.

 

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com