Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 16 de abril de 2012   |  Número 31
Acceda a nuestra hemeroteca
TRIBUNALES
La atención a la embarazada no causó defectos físicos al feto
El seguimiento de los protocolos exime de culpa en las malformaciones de un bebé
Solo ante posibles anomalías se remitía a la gestante a un centro hospitalario para un examen ecográfico más especializado

Redacción. Madrid
La Sala de lo Contencioso del Tribunal Supremo (TS) ha desestimado el recurso que los padres de una niña, que nació hace catorce años con graves deformidades físicas, presentaron contra una sentencia anterior del Tribunal Superior de Justicia de Murcia que no atendió su demanda de una indemnización del Servicio Murciano de Salud.

El texto de la sentencia relata cómo los demandantes atribuyeron las malformaciones con las que nació la niña, en diciembre de 1998, a un mal funcionamiento de los servicios sanitarios, y, en concreto, al hecho de que no se hubiera realizado el seguimiento del embarazo que hubiera permitido detectarlas antes del parto. Para los padres recurrentes, los facultativos de la Administración sanitaria deberían haber tenido en cuenta que el embarazo era de alto riesgo y, por tanto, tenían el deber de extremar su celo desde la primera ecografía, realizada en la semana doce de gestación en el centro de salud.

Sin embargo, el alto tribunal apoya en su sentencia lo ya determinado por el Tribunal Superior de Justicia de Murcia. Por eso considera que no existe una relación de causalidad necesaria entre los daños producidos en el feto y el funcionamiento del servicio público de salud. Para ello se basa en dos pilares fundamentales, uno de los cuales se refiere a que la ecografía correspondiente al segundo trimestre de gestación se realizó en la semana 24, “por lo que está fuera del plazo legal para un interrupción voluntaria del embarazo”.

Por otro lado, el Tribunal Supremo destaca que se utilizó el protocolo aplicable, el del año 1995, que admitía la ecografía de nivel básico y, solo en casos de duda diagnóstica o sospecha de una posible anomalía, se remitía a la gestante a un centro hospitalario para un examen ecográfico más especializado.
 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com