Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 05 de marzo de 2012   |  Número 28
Acceda a nuestra hemeroteca
TRIBUNALES
HAY UN AÑO DESDE QUE SE DETERMINA EL ALCANCE DE LA PATOLOGÍA
El seguimiento de una lesión permanente no supone que el plazo de reclamación esté abierto ilimitadamente
El paciente padece paraparesia espástica por lo que precisa silla de ruedas y sufre alteración del control de esfínteres

Ricardo Martínez Platel.
El Tribunal Supremo ha desestimado el recurso de casación de un paciente, que fue declarado en situación de invalidez permanente absoluta por presentar paraparesia espástica y alteración del control de esfínteres, ya que el tratamiento médico que se sigue aplicando al enfermo no altera el momento de determinación de tales lesiones y secuelas, y no puede entenderse ilimitadamente abierto el plazo de reclamación.

El paciente acudió al hospital por un cuadro de dolor en MMII, pérdida de fuerza y parestesias impotencia funcional y dificultad para la micción, siendo diagnosticado de mielitis aguda de probable origen desmielinizante siéndole pautado tratamiento con corticoides. Meses más tarde, se le determinó una alteración de la señal de la médula espinal. Después, se le realizó una angiografía medular que determinó el diagnóstico de fístula arteriovenosa, por lo que fue intervenido quirúrgicamente, presentando como secuelas paraparesia espástica por lo que precisa silla de ruedas y alteración del control de esfínteres.

La Sala se remite a la jurisprudencia a la hora de señalar que “no pueden confundirse la necesidad de un tratamiento médico de las secuelas con el momento de consolidación y objetivación de las propias secuelas, coincidente con la fecha que las patologías se convierten en crónicas”. Así, la aceptación por la Administración de una concreta fecha como determinante del nacimiento del plazo prescriptivo al rechazar la reclamación administrativa de una fecha distinta no puede hacer entrar en juego otro plazo al constituir una cuestión nueva vedada en sede casacional.
 
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com