Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 04 de abril de 2011   |  Número 7
Acceda a nuestra hemeroteca
tribunales
Un parte médico de la sanidad pública asegura que no estaba “en condiciones”
El Supremo anula el despido de un trabajador que fue coaccionado para darse de alta
El alto tribunal confirma la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Asturias

Redacción. Madrid
El Tribunal Supremo ha declarado nulo el despido de un empleado de un supermercado que fue coaccionado durante el periodo que estuvo de baja para que se reincorporase al puesto de trabajo.
La compañía se basó en unas unas pruebas médicas de la mutua en las que consideraban que su estado era normal, a pesar de que un parte médico de la sanidad pública señalaba que el trabajador no se encontraba “en condiciones para reincorporarse al trabajo”.

En el momento que la empresa hizo efectivo el despido, adujo que el empleado “no había colaborado con el servicio médico ni con el resto del departamento, en cuanto que se le ha ofrecido ayuda, siempre bajo la supervisión y control del servicio médico, la cual ha rechazado” y subrayó que se había producido una “disminución de la productividad y consiguiente quebranto económico que tal situación genera”, según publica Expansión.

El Tribunal Superior de Justicia de Asturias declaró la nulidad del despido y la compañía recurrió al alto tribunal. La sentencia del TSJ de Asturias subrayó que la compañía tenía la “práctica habitual” de “coaccionar” a los trabajadores “para que se reincorporen a su puesto de trabajo” y se ligaba al despido a no aceptar la sugerencia de la empresa. Según el Tribunal Supremo, que confirma la sentencia de Asturias, la “coacción” realizada “enlaza” con la doctrina del Tribunal Constitucional sobre el derecho a la integridad personal.

El Supremo afirma que, “en principio, la presión bajo amenaza de despido para que el trabajador abandone el tratamiento médico que, con baja en el trabajo, le ha sido prescrito, constituye una conducta que pone en riesgo la salud y, por ello, una actuación de este tipo ha de considerarse como lesiva para el derecho a la integridad física”.

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2019 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com