Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 16 de abril de 2012   |  Número 31
Acceda a nuestra hemeroteca
TRIBUNALES
INDEMNIZACIÓN DE 350.000 EUROS
El Supremo condena por no efectuar las pruebas serológicas pertinentes a un órgano trasplantado
La paciente falleció por el contagio de un virus que portaba el donante

Redacción. Madrid
El Tribunal Supremo ha condenado al Servicio Madrileño de Salud a indemnizar con 352.177 euros a la familia de una mujer de 50 años que falleció tras serle trasplantado un riñón de un donante, al que no se le diagnosticó previamente que padecía una enfermedad contagiosa.

Según se señala en el fallo, la víctima fue diagnosticada a los 45 años de insuficiencia renal crónica y se le practicaron dos trasplantes de riñón, el último de ellos en septiembre de 2005. El órgano trasplantado procedía de un donante joven, de nacionalidad boliviana y residencia en España, que falleció de forma súbita. Nada más serle practicado el trasplante, la mujer comenzó a tener sintomatología variada hasta que en octubre de 2007 se le informó de que padecía una enfermedad neurológica denominada paraparesia espástica que, al parecer, había contraído el donante en Bolivia.

Las secuelas de esa enfermedad provocaron en la mujer parálisis en los miembros inferiores, lumbalgia crónica secundaria, estrechez de la columna vertebral, incontinencia urinaria y fecal permanente, hipotiroidismo autoinmune, insuficiencia suprarrenal crónica y síndrome ansioso depresivo severo crónico. El fallo del Supremo señala que en este caso existió mala praxis, ya que no se efectuaron las pruebas serológicas al órgano trasplantado teniendo en cuenta que el donante procedía de Bolivia, país endémico, y que la Organización Nacional de Trasplantes considera necesario efectuarlas.

El resultado fue que la paciente falleció por contagio del virus a los dos meses de que el Tribunal Superior de Justicia dictase sentencia y cuando la Administración había presentado ya el recurso de casación. La indemnización que deberá hacer efectiva el Sermas es por las secuelas que sufrió la mujer y no por su fallecimiento.

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com