Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Martes, 03 de mayo de 2011   |  Número 9
Acceda a nuestra hemeroteca
EN PORTADA
PERDIÓ LA MOVILIDAD DEL BRAZO DERECHO
El TC estima el recurso de amparo de un paciente que no fue informado de los riesgos de un cateterismo
Anula dos sentencias anteriores y retrotrae las actuaciones al momento anterior al del dictado por el último fallo

Redacción. Madrid
El Tribunal Constitucional ha estimado el recurso de amparo interpuesto por un paciente al que no le informaron de los riesgos de un cateterismo y que a consecuencia de la operación perdió la movilidad del brazo derecho. El recurso lo dirigió contra la sentencia del Juzgado de Primera Instancia número 7 de Bilbao, que desestimó la demanda por responsabilidad civil derivada de asistencia sanitaria, así como contra el fallo de la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Vizcaya, que hizo lo propio con el recurso de apelación interpuesto frente a la anterior.

Tribunal Constitucional.

El demandante denunció la vulneración de su derecho a la tutela judicial efectiva, en relación con los derechos a la integridad física y a la libertad por habérsele denegado el derecho a ser indemnizado por la pérdida funcional total de la mano derecha como consecuencia de la realización de un cateterismo cardiaco, sin que se le hubiese informado de los riesgos de la intervención ni se hubiese recabado su consentimiento para la práctica de la misma.

El fallo del Constitucional recoge que el consentimiento del paciente a cualquier intervención sobre su persona es algo inherente, entre otros, a su derecho fundamental a la integridad física, a la facultad que éste supone de impedir toda intervención no consentida sobre el propio cuerpo, que no puede verse limitada de manera injustificada como consecuencia de una situación de enfermedad.

Teniendo en cuenta la legalidad vigente, el TC considera que las resoluciones impugnadas realizan una interpretación restrictiva del derecho al tiempo que llevan a cabo una comprensión extensiva de los límites del mismo para excluir que, en este caso, fuera necesario el consentimiento informado.

La asistencia recibida por el demandante no satisfizo su derecho a prestar un consentimiento debidamente informado, y, por tanto, vulneró su derecho fundamental a la integridad física. Las resoluciones judiciales impugnadas no tutelaron ese derecho al rechazar la pretensión del demandante ateniéndose a criterios no previstos legalmente (como el de la edad del paciente o la previa realización de otro cateterismo once años antes) a la hora de ponderar las circunstancias del caso, e interpretando y aplicando las normas concernidas de manera contraria a la mayor efectividad del derecho.

Por tanto, el Tribunal Constitucional estima el recurso de amparo interpuesto, declara la nulidad de las sentencias de la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Vizcaya y del Juzgado de Primera Instancia número 7 de Bilbao y retrotrae las actuaciones al momento inmediatamente anterior al del dictado de esta última, para que por el Juzgado se dicte nueva sentencia que resulte respetuosa con los derechos fundamentales vulnerados.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com