Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Martes, 22 de febrero de 2011   |  Número 4
Acceda a nuestra hemeroteca
TRIBUNALES
Condenan al Sespa por la tardía asistencia que causó la muerte de un hombre
El Tribunal Superior de Justicia de Asturias censura que un centro de salud sólo quedara atendido por un vigilante
El fallo asegura que lo sucedido pone de relieve “el defectuoso funcionamiento del servicio por tener abierto un centro de salud que atiende urgencias sin personal sanitario”

Redacción. Oviedo
El Servicio de Salud del Principado (Sespa) ha sido condenado a indemnizar a una familia ovetense por la tardanza en la atención que se le prestó a un paciente en el centro de salud de Teatinos de la capital del Principado. Una negligencia que se saldó con la muerte del enfermo por parada cardiorrespiratoria a causa del retraso en la asistencia, según publica La Nueva España.

Tribunal Superior de Justicia de Asturias

El Tribunal Superior de Justicia de Asturias ha dado la razón a la familia del fallecido. La Sala de lo contencioso-administrativo esgrime que “no resulta correcto que, durante los períodos de guardia localizada, la decisión de avisar al médico para la atención de un paciente a través de un vigilante de seguridad dependa de la valoración del propio paciente y su familia, que lógicamente carecen de conocimientos clínicos necesarios".

Eran las tres y veinte de la tarde cuando el paciente llegó al centro de salud de Teatinos acompañado de su esposa. Sufría mareos y presentaba mal estado general. La primera sorpresa que se llevaron ambos es que el único personal allí disponible era una vigilante de seguridad, ya que tanto el médico como la enfermera que estaban de guardia se hallaban fuera del centro en aquel momento.

Veinte minutos después, el enfermo empeoró y se tumbó en un banco de la sala de espera. La vigilante decidió entonces avisar al médico, que llegó cuando ya habían transcurrido 40 minutos desde la entrada del paciente. Pudo comprobar entonces que el hombre estaba sufriendo una dolencia cardiaca. Le suministró medicamentos y oxígeno, le realizó un electrocardiograma y avisó a una ambulancia. El hombre falleció camino del Hospital Central, dos horas después de llegar al centro de salud de Teatinos.

El fallo asegura que lo sucedido pone de relieve “el defectuoso funcionamiento del servicio por tener abierto un centro de salud que atiende urgencias sin personal sanitario”. Una pésima organización que fue corroborada por los servicios de inspección de la propia administración sanitaria, según los cuales una asistencia a tiempo “tal vez hubiera producido un desenlace diferente del ocurrido”. Esta conclusión contradice la valoración del Sespa, que defendía que el fatal desenlace se habría producido “cualquiera que hubiese sido el funcionamiento del servicio de atención continuada”.


 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com