Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 07 de marzo de 2011   |  Número 5
Acceda a nuestra hemeroteca
TRIBUNALES
No podrá reclamar a la empresa fabricante
El TS condena a la administración canaria por prescribir un tratamiento por el que un paciente contrajo hepatitis C
Establece relación de causalidad entre el medicamento aplicado y la enfermedad contraída

Redacción. Madrid
El Tribunal Supremo ha confirmado la responsabilidad del gobierno canario por prescribir un tratamiento a un paciente que contrajo hepatitis C, aunque les ha negado la posibilidad de reclamar a la empresa que fabricó el medicamento.

Tribunal Supremo.

Una sentencia del Juzgado de lo Social condenó a la Administración Sanitaria Canaria a indemnizar con 365.814,65 euros a un paciente, al establecerse la relación de causalidad entre el medicamento que le fue aplicado (gammaglobulina Gammagardy) la hepatitis C contraída. El paciente fundamentó su acción en el artículo 28 de la Ley 26/1984 para la Defensa de los Consumidores y Usuarios (LDCU), en relación con el artículo 1158 del Código Civil.

Como consecuencia de lo anterior, el Servicio Jurídico del Gobierno de Canarias ejercitó una acción de repetición contra la compañía mercantil que fabricó el producto, impugnando la sentencia que mantiene su responsabilidad en los daños ocasionados al paciente.

El alto tribunal confirma la sentencia y estima que es correcta la aplicación que se hace del artículo 27.2 de LDCU, razonando que una cosa es la defensa que la ley proporciona a los consumidores y otra distinta, el que el ejercicio de la acción contra todos, o contra uno de los posibles responsables, no permita, en la relación entre posibles codeudores, la repetición de la totalidad de lo que se pagó.

Así, lo que se le ha imputado al gobierno canario ha sido una defectuosa asistencia sanitaria, consistente en prescribir un tratamiento inadecuado de un producto que fabricó la empresa farmacéutica demandada, que aunque tiene el mismo efecto frente a la víctima, son cosas distintas en la relación interna entre los deudores solidarios.

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com