Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 02 de abril de 2012   |  Número 30
Acceda a nuestra hemeroteca
Nombre de la seccion
DEBATE SOBRE ASPECTOS ÉTICOS DE LA UTILIZACIÓN DE FÁRMACOS FUERA DE INDICACIÓN
“El uso de medicamentos no previstos expone a los profesionales a responsabilidades legales”
El letrado Juan Suárez señala que solo está permitido excepcionalmente

Ricardo Martínez Platel / Imagen: Pablo Eguizábal. Madrid
La utilización de medicamentos fuera de indicación es un técnica “muy útil e imprescindible para poder tratar a ciertos pacientes”, pero el problema surge cuando en algunos centros hospitalarios se hace un uso inadecuado e innecesario de esta figura, lo que resulta “censurable porque puede perjudicar a los usuarios”, según ha explicado Juan Suárez, letrado y especialista en Derecho Sanitario, en una sesión de debate organizada por la Asociación Española de Derecho Farmacéutico.

Juan Suárez, abogado.

La legislación dispone que un medicamento, en principio, debe ser utilizado dentro de las indicaciones terapéuticas para las enfermedades para las que ha sido diseñado y evaluado. Solo excepcionalmente, cuando no hay otro fármaco que esté específicamente aprobado para ello se puede recurrir a los que están preparados para otras enfermedades.

El abogado ha subrayado que “éticamente no parece aceptable que se someta al paciente a un tratamiento en condiciones cuasi experimentales, cuando ya hay alternativas diseñadas”. La razón por la que se están utilizando medicamentos aprobados para otras patologías es “economicista, porque son medicamentos más baratos y es tentador recurrir a ellos en un contexto de crisis como el actual”.

A pesar de que el ahorro público es necesario, “presenta serios problemas desde el punto de vista ético y legal”. Suárez ha recordado que “no es ético experimentar con productos inferiores en seguridad y eficacia, cuando existen otros medicamentos adecuados”. Desde un punto de vista normativo, “se está infringiendo la ley, porque la norma sólo permite su uso cuando sea imprescindible y además se está privando al paciente del derecho a ser informados de cuáles son las alternativas disponibles para afrontar su patología y que pueda elegir el producto que ha sido testado”. Para Juan Suárez esta práctica no sólo es mala para el paciente, sino también para el centro y los profesionales sanitarios, “porque se exponen a responsabilidades legales muy serias”.

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com