Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 18 de abril de 2011   |  Número 8
Acceda a nuestra hemeroteca
ACTUALIDAD
BERNHARD KOCH, PROFESOR DE LA UNIVERSIDAD DE INNSBRUCK
En Europa gana importancia la figura del mediador entre las partes litigantes
Existe mucha diversidad entre las normativas de responsabilidad civil médica de cada país

Ricardo Martínez Platel. Málaga
Los datos estadísticos del Eurobarómetro de 2006 indican que los hechos evitables que derivan en responsabilidad civil médica rondan el 2 por ciento. Por otro lado, el 80 por ciento de los ciudadanos de la UE opinan que los errores médicos son muy importantes en sus respectivos países, sin embargo más de la mitad muestran su absoluta confianza en la profesión.

Bernhard Koch.

El número de denuncias contra el personal sanitario ha crecido en los últimos años, aunque de forma moderada. La irrupción de nuevas formulas para presentar demandas en nuevas jurisdicciones ha incrementado estos extremos, porque antes no se formulaban con tanta facilidad.

El profesor de la Universidad de Innsbruck y vicedirector del Instituto Europeo de Derecho de Daños y Seguro, Bernhard Koch, ha analizado la diversidad de legislaciones que hay en Europa sobre la responsabilidad civil médica en una jornada celebrada en el colegio de Abogados de Málaga. El experto ha asegurado que en Reino Unido, Bélgica, República Checa y Polonia existen nuevas normas sobre esta materia o se están preparando variaciones. En Europa cada vez es más común utilizar la figura del Defensor del Pueblo como mediador entre las partes litigantes, algo que supone un ahorro para las partes implicadas.

Koch ha asegurado que "hay que tener en cuenta como se entienden los conceptos en cada país”. Por ejemplo, en Austria se considera que una cicatriz en el rostro no permite el desarrollo profesional y ello supone, además, una indemnización por las retribuciones que debido a la lesión no se van a percibir. Incluso en el caso de las mujeres jóvenes que no se han casado aún la indemnización es aún mayor”.

Además del daño pecuniario, los tribunales europeos tienen muy en cuenta la inclusión del daño moral en la cuantificación de las indemnizaciones, a pesar de hay un enorme abanico y muchas diferencias entre las naciones. Mientras que Italia no se reconocen daños morales fuera del ámbito penal, el Reino Unido se ha limita a 11.000 libras la compensación máxima, y por su parte en Grecia se reciben hasta 150.000 euros.
 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com