Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 07 de noviembre de 2011   |  Número 20
Acceda a nuestra hemeroteca
tribunales
No constaban los riesgos particulares derivados de la intervención
Indemnizan a una paciente porque el CI se limitaba a un impreso genérico
El informe pericial apunta que “no hubiera estado de más haber realizado una exploración complementaria”

Ricardo Martínez Platel. Madrid
La Sala de lo Contencioso del Tribunal Supremo ha desestimado un recurso de casación, interpuesto por el Servicio de Salud del Principado de Asturias, contra una sentencia dictada por la Sección Segunda de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJ asturiano, que obligaba a indemnizar a una paciente con 328.411 euros por responsabilidad patrimonial por los daños y perjuicios derivados de la asistencia sanitaria.

El fallo de instancia se basaba en un informe pericial que reflejaba que el consentimiento informado se limitaba un impreso genérico, en el que no constaba la existencia e información de riesgos particulares derivados de la situación concreta y antecedentes de la paciente, cuya firma no aparece en el documento que aparece en el expediente. Según los diversos informes, las graves secuelas que sufre la mujer derivan del sangrado producido en la intervención quirúrgica. Además, el documento emitido por el perito señala que “no estaría de más haber realizado una exploración complementaria (TAC)” y que “una intervención anticipada podría haber mejorado el actual resultado”, tras haber indicado al principio del informe que “la única lesión provocada pudo ser la de algún vaso de importancia, probablemente varicoso”, concluyendo que la actuación “fue correcta”, lo que contradice sus afirmación precedentes y sirve como argumento a la defensa.

Sin embargo, el fallo del alto tribunal entiende que la paciente ha sufrido un daño real y efectivo, económicamente evaluable, derivado de la actuación del servicio público sanitario: el sangrado producido en la intervención. La representación procesal del Servicio de de Salud asturiano considera que la falta de consentimiento informado no supone una infracción de la lex artis ni implica el reconocimiento de responsabilidad patrimonial. El sangrado producido en la intervención quirúrgica fue la causa de las graves secuelas y existió una actuación contraria a la lex artis, que consistió en la demora tanto de alguna prueba específica como de la intervención de urgencia.

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com