Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 19 de noviembre de 2012   |  Número 36
Acceda a nuestra hemeroteca
SENTENCIAS COMENTADAS
Sentencia del Tribunal Supremo (Sala de lo Contencioso – Administrativo. Sección 4ª) de 9 de Octubre de 2012o
Inexistencia de mala praxis en el tratamiento de un menor fallecido por atragantamiento

La Sección Cuarta de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo ha desestimado el Recurso de Casación interpuesto frente a la Sentencia dictada por la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia en la Comunidad Autónoma de Castilla y León, en la demanda interpuesta por los padres de un menor fallecido tras su ingreso por atragantamiento.

El menor acudió acompañado por sus padres al centro de salud tras sufrir un atragantamiento con una aceituna, siendo explorado y atendido por la médico de guardia y una auxiliar que intentaron la expulsión de la aceituna primero provocando la tos del menor, y luego por medio de la maniobra de Heimlich y finalmente mediante el uso de un laringoscopio y pinzas de Megill. Como quiera que el citado atragantamiento no remitía, y dado que ocluía parcialmente la tráquea, se produjo finalmente una parada cardiorrespiratoria del menor al tiempo que llegaban más facultativos quienes inmediatamente se dispusieron a ayudar a sus compañeros. Se procedió a la intubación endotraqueal y, tras lograr extraer la aceituna, se continuaron con las maniobras de reanimación cardiopulmonar. Con la llegada de la UVI móvil y, tras estabilizar al menor, éste fue trasladado al centro hospitalario donde se constató el estado de muerte cerebral del mismo.

De la prueba practicada en el procedimiento, se concluye que el menor fue llevado con una oclusión parcial de su tráquea, se siguieron los protocolos médicos y pese a ello, la situación física concreta del menor, su falta de colaboración y la cardiopatía congénita que sufría avocaron a la parada cardiorrespiratoria que tras ser superada, permitió entonces la extracción de la aceituna pero que en el curso de su traslado al centro hospitalario supuso la muerte cerebral, descartándose rotundamente la existencia de la infracción de la Lex Artis, circunstancias todas ellas que no permiten concluir en la prestación de un asistencia sanitaria defectuosa.

Procediendo al análisis y crítica de las pruebas periciales aportadas, las mismas ratificaron plenamente la corrección de las maniobras realizadas en el centro de salud, la irrelevancia de la incorrecta intubación y que la maniobra de Heimlich estaba indicada, coincidiendo la totalidad de los peritos en la improcedencia de sedar al niño. Y por último, discutida también la necesidad de tomar una vía parenteral, la conclusión que alcanza la Sala es que si bien no está de más, no era en este caso imprescindible pues lo importante era la vía aérea.

Por lo anterior, la Sala de lo Contencioso – Administrativo del Tribunal Supremo ha confirmado la Sentencia dictada por la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia en la Comunidad Autónoma de Castilla y León, que desestimaba la Demanda interpuesta por no haber quedado acreditada prueba alguna de una mala praxis de los facultativos que atendieron al menor.

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com