Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 16 de abril de 2012   |  Número 31
Acceda a nuestra hemeroteca
SENTENCIAS COMENTADAS
Sentencia del Tribunal Supremo (Sección 4ª de la Sala de lo Contencioso – Administrativo) de 20 de Marzo de 2012
Inexistencia de pérdida de oportunidad ante la elección quirúrgica

La Sección Cuarta de la Sala de lo Contencioso – Administrativo del Tribunal Supremo ha confirmado la Sentencia dictada por la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de La Rioja que desestimó la reclamación formulada por una paciente sobre responsabilidad patrimonial médica por las secuelas padecidas tras la intervención de laminectomía y distectomía por hernia discal.

La paciente, que presentaba un cuadro de lumbociatalgia de varios meses de evolución, ocasionado por patología degenerativa vertebral asociada a una paraparesia espástica familiar, fue valorada y tratada en el servicio de neurología de un centro hospitalario de La Rioja. Ante el fracaso del tratamiento conservador fue intervenida quirúrgicamente el 22 de abril de 2002 consistiendo la intervención en un recalibrado del canal medular con extirpación del ligamento amarillo y borde superior de la lámina en 12 vértebra dorsal, recalibrado en L2-L3 y L3-L4, extirpando ligamento amarillo y borde superior de las láminas. En L4-L5 y L5-S1, laminectomía parcial con flavectomía.

La paciente fue informada de los riesgos habituales en este tipo de operación y también de que, por su situación clínica previa, los riesgos de lesiones medulares eran mayores de lo habitual. En el postoperatorio temprano la paciente presentó una complicación manifestada en pérdida de la movilidad de los miembros inferiores y falta de control de esfínteres. El día 26 de abril de 2002 se le practicó una resonancia magnética, conservando tratamiento farmacológico el 28 de abril de 2002 al comprobarse el diagnóstico de compresión medular, y apreciándose como secuelas de paraparesia derivada de compresión medular a nivel D11-D12 por discopatía a ese nivel y discopatías que afectaban el canal vertebral entre L2 Y S1.

Según el informe de la Inspección Médica obrante en el expediente administrativo, las secuelas sufridas por la paciente no fueron consecuencia de una negligencia médica, sino de la situación preoperatoria de la paciente y las propias características de la intervención. El propio cirujano, consciente de los riesgos de la intervención en este caso mayores de lo habitual, hizo partícipe a la paciente de ello en el momento de firmar el consentimiento informado para la intervención. Dicho informe de la Inspección Médica señala que durante el postoperatorio se identificó correctamente la complicación y se eligió un tratamiento médico en lugar del quirúrgico, ello por causa de la situación de la paciente. Asimismo mantiene el informe de la Inspección Médica que la paciente sufría una paraparesia espástica familiar y que era altamente probable que ello contribuyera a dificultar e incluso agravar el proceso quirúrgico y rehabilitador. Concluye afirmando que tanto la intervención como los cuidados postoperatorios se llevaron a cabo de acuerdo con la lex artis, dándose a la paciente la prestación médica adecuada con los medios disponibles del sistema sanitario; y que el no haber actuado médicamente si podría haber supuesto una pérdida de oportunidad, mientras que no actuar quirúrgicamente supuso únicamente desechar la opción de más riesgo para la paciente, por lo que no se dio tal pérdida de oportunidad, y precisamente por ello no cabe hablar de demora en el manejo de la complicación surgida.

Por lo expuesto, el Alto Tribunal confirma las resoluciones anteriores desestimando la reclamación interpuesta por inexistencia de relación causal entre el hecho de haberse llevado a cabo el tratamiento médico en vez de quirúrgico y las secuelas acaecidas.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com