Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 30 de mayo de 2011   |  Número 11
Acceda a nuestra hemeroteca
sentencias comentadas
9 de febrero de 2011
Infección periprotésica a causa de una artoplastia total de cadera
Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Galicia nº 129/2011 (Sala de lo Contencioso-Administrativo, Sección 1)

La Sección 1ª de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia ha desestimado el Recurso interpuesto por la Administración contra la Sentencia que estimó parcialmente la reclamación de una paciente, al entender que contrajo una infección nosocomial debido a una falta de diligencia en la adopción de las medidas de asepsia, descontaminantes y preventivas necesarias previstas en los protocolos de esterilización del servicio público, indemnizando a la paciente con la cantidad de 11.281,90.-€.

En fecha 24 de febrero de 2005, la paciente fue intervenida para sustituir su prótesis de cadera izquierda. Tras la misma, la paciente contrajo una infección causada por el germen patógeno estafilococo aureus mericilin resistente (MRSA).

Ante dicha infección, se hizo necesario recambiar la prótesis reimplantada en dos tiempos, para lo cual hubo de procederse a la fractura del fémur, precisando aislamiento y padeciendo problemas psiquiátricos y ginecológicos que derivaron en secuelas consistentes en agravación de artrosis previa, lo que cursó con agravación de dolor y limitación de la movilidad, síndrome psiquiátrico, consistente en trastornos de la personalidad, síndrome posconmocional (vértigos, alteraciones del sueño, de la memoria, del carácter, de la libido) y perjuicio estético moderado (agravación de cojera y nuevas cicatrices causadas por la eliminación de la masa muscular necrosada).

Ante estos hechos probados, la Sala mantiene la responsabilidad patrimonial de la Administración derivada de acto sanitario por contagio hospitalario, aunque los datos acreditados no prueban de una manera absolutamente indubitada el nexo causal, pero lo cierto es que, de las distintas circunstancias concurrentes, cabe llegar razonadamente a la conclusión de que la causa eficiente de la producción del daño era el contagio intrahospitalario, al no mediar otros riesgos concurrentes para adquirir la infección.

Por ello, teniendo en cuenta que la paciente no presentaba a priori ningún factor de riesgo según resulta de su valoración preoperatoria, y sin que conste en la historia clínica dato adicional que pueda advertir sobre este particular; la Sala ha entendido que lo verificado por la Administración consistente en la aportación del protocolo de limpieza de área quirúrgica, recomendaciones para el control de la bioseguridad ambiental, datos de registro del control biológico de la central de esterilización sobre material esterilizado los días 22 y 23 de febrero de 2005 y los datos de control microbiológico de las esporas cultivadas el día 22 de febrero de 2005, fue insuficiente a los efectos de cumplir con el deber de acreditación del hecho impeditivo que excluye su responsabilidad que no es otro que el origen endógeno del germen contaminante.

Por tanto, no acreditado éste y producida la infección nosocomial, la Sala concluye que en algún momento se rompió la cadena de asepsia, de modo que si se hubieran llevado a cabo de forma estricta las medidas generales de medicina preventiva no se habría producido la infección, y por tanto el contagio hospitalario era previsible y evitable.

Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Galicia nº 129/2011 (Sala de lo Contencioso-Administrativo, Sección 1) de 9 de febrero de 2011.

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com