Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 03 de diciembre de 2012   |  Número 37
Acceda a nuestra hemeroteca
sentencias comentadas
Sentencia del Tribunal Supremo (Sala de lo Contencioso-Administrativo, Sección 4ª) de 29 de Octubre de 2012
Intento de suicidio tras el alta sin ingreso en el Servicio de Urgencias por un residente MIR de 4º de Psiquiatría

La Sección 4ª de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo ha desestimado el recurso de Casación de una paciente que fundamentó su pretensión en la infracción de la "lex artis" por parte de un residente MIR de 4º año y en la infracción de la "lex artis" por falta de medios materiales al faltar camas psiquiátricas disponibles en el Hospital, y por falta de medios humanos al no existir supervisión directa de la actuación del MIR de guardia por parte de la Unidad de Hospitalización del Hospital.

Como antecedentes de la paciente constan los siguientes datos clínicos:
De fecha 22 de septiembre de 1994 consta un informe de evaluación funcional neuropsicológica que informaba de una "desorganización global de la electrogénesis cerebral de predominio frontal".

Desde octubre de 1994, acudía la paciente los días laborables en un horario de 9.00 a 15.00 horas a un Hospital de Día, con el objetivo de conseguir un tratamiento más intensivo.
De fecha 29 de noviembre de 1994, consta un informe médico que manifestaba que "presenta un trastorno psiquiátrico de difícil filiación esquizoafectiva”

En fecha 10 de octubre de 1998, consta una asistencia a Urgencias del Hospital, desde las 15.32 horas hasta las 16.15 horas, en la que se refiere que la actora "está diagnosticada de TAB (trastorno afectivo bipolar)".
De fecha 19 de octubre de 1998, consta un informe médico en el que se manifestaba que la actora tenía un TAB y que "desde hace varios meses presenta un episodio maniaco y que su conducta está sufriendo un claro deterioro...". La paciente quedó ingresada en el Hospital hasta el día 13 de noviembre de 1998.

El 17 de mayo de 1999, se produjo un nuevo ingreso de la paciente en el Hospital, con alta el día 7 de junio de 1999. En el informe de urgencias del Hospital Universitario constaba que "acude a urgencias porque la paciente ayer por la noche amenazó con que se iba a suicidar. Ha pensado en quitarse la vida y en el momento actual no lo descarta".
Con estos antecedentes, la actora -que tras el alta del último ingreso, continuaba en tratamiento en el Hospital de Día, el día 2 de julio de 1999, fue derivada por el médico de dicho Hospital de Día al Servicio de Urgencias de un Hospital General por presentar bloqueos y sintomatología catatoniforme, con objeto de que se valorase su ingreso para realización de estudio neurológico y pruebas complementarias.

En el Servicio de Urgencias del Hospital fue atendida por un MIR de Psiquiatría de 4º año, que decidió, explicándoselo a los padres de la paciente, esperar a la semana siguiente para proceder a su internamiento, cuando hubiera camas libres en la Unidad de Hospitalización, dado que dicho MIR consideró el ingreso preferente, pero no urgente.
Seis horas después de ser dada de alta, la paciente se precipitó desde su domicilio, situado en un tercer piso, al patio de la casa, con el resultado de múltiples lesiones que le han provocado la gran invalidez, con una minusvalía del 99%.

La Sala considera que falta la relación de causalidad entre el funcionamiento del servicio sanitario y el daño por el que se reclama porque tras ser analizadas las actuaciones penales previas, el Informe del Servicio de Inspección Médica, la prueba pericial aportada por la actora y la prueba pericial practicada en sede judicial, los antecedentes clínicos previos ni de la situación concurrente en la paciente el día 2 de Julio de 1999, no concurrían factores de riesgo de suicidio que motivaran la decisión urgente de ingreso hospitalario.
Asimismo, en cuanto al no análisis y examen directo de la Historia Clínica de la paciente por el residente, se debió a su conocimiento personal de la paciente por acudir al Hospital de Día y además por haber hablado personalmente con la médico que la derivó a Urgencias, y que conocía la situación de la Sra. Adriana.

Respecto al motivo de no ingreso de la paciente por falta de camas, se comprobó que el motivo fue porque el ingreso no era urgente, ya que ni se consideró indicado el ingreso en otro Hospital.
Por último, termina la Sala manifestando que el residente MIR de 4º año, adoptó la decisión de no ingreso y lo comunicó a los responsables de la Unidad de Hospitalización quienes podían haber ordenado que la paciente y sus padres volvieran al Servicio de Urgencias. Por tanto, la supervisión de efectuó de forma adecuada a un residente MIR de 4º año.

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com