Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 21 de noviembre de 2011   |  Número 21
Acceda a nuestra hemeroteca
SENTENCIAS COMENTADAS
Sentencia del Juzgado de 1ª Instancia nº 2 de Fuengirola, de 25 de Julio de 2011
La aparición de una tetraparesia tras intervención de hernia discal es un daño desproporcionado

El Juzgado de Primera Instancia nº 2 de Fuengirola ha estimado parcialmente la Demanda interpuesta por un paciente contra la entidad con la que tenía concertado su seguro de asistencia médica, en solicitud de 776.320,63 €, en concepto de indemnización por los daños y secuelas generadas tras una intervención quirúrgica de hernia discal.

El paciente ingresó el día 16 de Mayo de 2005 en una Clínica privada radicada en la ciudad de Málaga para ser operado de dos hernias de disco, C4 -C5 y C6, intervención que fue realizada el día 17 de Mayo de 2005 por un doctor especialista en Traumatología que estaba dentro del cuadro de facultativos ofertado por su compañía aseguradora. Tras esta intervención surgieron complicaciones, lo que motivó una segunda operación que se llevó a cabo el día 20 de Mayo de 2005. Tras la práctica de ambas intervenciones el paciente resultó con secuelas irreversibles consistentes en tetraparesia, parálisis recurrencial derecha, pérdida de un incisivo, síndrome postconmocional y dolor neuropático severo.

De la prueba practicada en el procedimiento quedó acreditado que el demandante había firmado el documento de consentimiento informado para dicha operación. No obstante, el juzgador entendió que en el meritado documento no figuraba, como complicación inherente a la práctica de una disectomía y artrodesis cervical, la aparición de una tetraparesia, y que los términos consignado en el consentimiento informado cuando describe las posibles complicaciones de la intervención, no se ajustan a las exigencias impuestas por la ley de informar en términos claros y fácilmente comprensibles para el paciente.

Asimismo, el Juzgador consideró, con apoyo en el informe pericial judicial emitido por un médico especialista en neurocirugía, que el paciente no presentaba antes de la intervención patología alguna que le impidiera realizar sus actividades cotidianas, como alegaba la compañía aseguradora, que arguyó en su contestación a la demanda la existencia en el paciente, previa a la intervención, de una mielopatía cervical compresiva, que acentuaba el riesgo de sufrir secuelas más graves.

Concluye manifestando que el resultado obtenido es desproporcionado con lo que puede considerarse usual, según las reglas de la experiencia, el estado de la ciencia y la circunstancias de tiempo y lugar, pues lo sucedido no guarda relación con el resultado esperado y es absolutamente excepcional, según depusieron todos los peritos actuantes.

Así pues, el Juzgador condenó a la compañía aseguradora de la asistencia sanitaria a pagar al paciente la cantidad de 592.312,98 € en concepto de indemnización por todos los daños irrogados, en la medida en que su responsabilidad no se ciñe exclusivamente a facilitar el listado de facultativos y centros médicos, sino que se extiende a los daños ocasionados por el actuar negligente del profesional médico ofertado.
 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com