Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 07 de noviembre de 2011   |  Número 20
Acceda a nuestra hemeroteca
SENTENCIAS COMENTADAS
Sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid nº 337/2011, de 10 de Junio de 2011
La contractura muscular padecida por una paciente no tuvo su origen en una actuación inadecuada

La Sección 11ª de la Audiencia Provincial de Madrid ha revocado la Sentencia de 1ª Instancia que condenaba a una Doctora y a la Clínica al pago de 30.909 euros por el padecimiento de la paciente de una limitación en el movimiento de apertura de la boca tras ser anestesiada.

La paciente acudió al Centro Médico en fecha 24 de abril de 2007 con dolor en el molar 17 y una ligera inflamación de la cara. Siendo diagnosticada de infección, se le pautó medicación antibiótica y se le complementó un volante para realizar una radiografía panorámica (ortopantomografía). En la notación de la historia clínica correspondiente de ese día se dejó reflejado problemas de ATM, con chasquido en apertura y cierre de la paciente. Con fecha 5 de Mayo de 2007 se le realizó una radiografía periapical de la zona. Según consta en la historia clínica, no se realizó la endodoncia del 17 porque la paciente refería también dolor en el molar 16.

La paciente volvió al centro 5 días después dado que el dolor a la presión se localizaba claramente en la pieza 17, por lo que se realizó radiografía y se mandó antibiótico. El día 12 de mayo se anestesió al paciente y tras ello presentó "trismo", con dificultad para abrir la boca. Se mando como tratamiento, relajante muscular, antiinflamatorio, analgésico, dieta blanda y reposo muscular.

Los días 16,19 y 23 de mayo se revisó la situación de la paciente en el centro para ver su solución. En las anotaciones de la historia clínica correspondiente a esos días se refleja la falta de evolución favorable y quejas de los profesionales sobre el seguimiento de las instrucciones, en especial del reposo articular.En fecha 18 de junio la paciente acudió al centro solicitando un informe de baja para su trabajo, por lo que se le dio cita para el 28 de junio, pero la misma no acudió.

Ante los hechos narrados, la Sala observa que antes del día 12 de mayo de 2007 la demandante sólo presentaba las molestias normales en los molares 16 y 17. Y que es a partir del esa fecha cuando presenta la "dificultad para abrir la boca" y se comienza el tratamiento de relajación muscular, antiinflamatorio, analgesia, dieta blanda y reposo. A pesar de lo cual el 18 de Mayo en otro Centro se le diagnostica "contractura muscular", pasando después por otro Centro a ser diagnosticada de artrocentesis y terminando en manos de una fisioterapeuta que le diagnosticó un trastorno temporo mandibular bilateral.

Asimismo, la Sala manifiesta que no existe dato en el informe pericial que permita vislumbrar algún atisbo de negligencia en la actuación de la doctora ni del Centro. Pues, excluida por exagerada e ilógica, la apertura forzada de la boca de la paciente con la manos por la odontóloga, sólo queda como causa más probable científicamente de la oclusión en cierre la inyección de un anestésico en la proximidad de la musculatura masticatoria, lo que a juicio del perito no supone una infracción de la lex artis sino un riesgo aleatorio, que se explica en el documento de consentimiento informado que se proporcionó a la paciente: "me ha explicado que la administración de la anestesia puede provocar, en el punto en el que se administre la inyección, ulceración de la mucosa y dolor y, menos frecuentemente, limitaciones en el movimiento de apertura de la boca....". En ningún momento indica el perito que la contractura muscular tuviera su origen en una actuación inadecuada de la demandada.

Por todo ello, entiende la Sala que debe de desestimarse la Demanda y revocarse en tal sentido la Sentencia dado que no es posible exigir responsabilidad alguna a los demandados al no poderles atribuir el daño que la demandante expone, ni se puede establecer una relación de causalidad entre ese daño y una acción ilícita de los demandados.


 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com