Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 03 de diciembre de 2012   |  Número 37
Acceda a nuestra hemeroteca
actualidad
Jesús Conill, catedrático de Filosofía Moral y Política
“La eficiencia tiene que orientarse al bien de la salud y a la justicia”
El filósofo considera que hay un problema de dimensiones de la racionalidad

Jesús Conill, catedrático de Filosofía Moral y Política de la Universidad de Valencia; Javier de la Torre, director de la Cátedra de Bioética de la Universidad Pontificia; María Tormo, directora general de Planificación y Desarrollo de Asisa; y María Serrano, del departamento de Inmunología Royal Free Hospital.

Ricardo M. Platel / Imagen: Adrián Conde. Madrid
En la ética convergen los fundamentos y las aplicaciones. Jesús Conill, catedrático de Filosofía Moral y Política de la Universidad de Valencia, ha explicado que desde los inicios, “la función del médico ha sido la de no dañar y beneficiar al paciente para que mejore su salud, lo que generó una confianza que algunos interpretaron como paternalista”. Más tarde llegó el principio de la libertad, señalado como el principio de autonomía, que llevó al consentimiento informado. 

Para Conill, la racionalidad ética lo que enseña es a estudiar el problema de la racionalidad, que también tiene mucho que ver con el tema que nos ocupa, que es la economía. Lo primero es decir qué problema hay, no qué dilema, porque cuando uno ve un problema, tiene que ver en su racionalidad y con su imaginación cómo crear posibilidades.  Por eso, ha subrayado  que los profesionales  deben  elaborar ese cruce de racionalidades económico-ético.

La eficiencia debe perseguir  los mejores resultados en el bien salud y, por tanto, ahí hay una realidad llena de valores, orientada a la justicia. En el ámbito de la salud, no hay eficiencia si no está orientada al bien salud y a la justicia. Por tanto, hay un problema de dimensiones de la racionalidad.  Según el filósofo, la noción de eficiencia puramente económica tiene que ser orientada axiológicamente, tiene que estar llena de valores dirigidos hacia la justicia.
 

 

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com