Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 10 de octubre de 2011   |  Número 18
Acceda a nuestra hemeroteca
SENTENCIAS COMENTADAS
Sentencia de la Sala de lo Civil del ts (Sección 1ª), número 340/2011, de 20 de Mayo
La paciente fue informada sobre los riesgos de la intervención

La Sala de lo Civil del Tribunal Supremo (Sección 1ª) ha desestimado el Recurso de Casación formulado por los demandantes frente a la Sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Badajoz, que les negó la indemnización solicitada, por importe de 525.000 €, cuya razón de ser residía en el fallecimiento de la madre y esposa de los demandantes.

La paciente, de 52 años de edad, fue intervenida el día 30 de junio de 2005 de artrodesis instrumentalizada lumbar L4-L5 con tornillos pediculares y prótesis espaciadora intersomáticas, por presentar espondilolistésis L4-L5, estenosis del canal L4- L5 y hernia foraminal L5-S1.

La intervención fue llevada a cabo en la Clínica demandada, sita en Badajoz, por el facultativo codemandado, especialista en neurocirugía. Al comienzo de la isectomía se produjo un sangrado arterial indicativo de la lesión de algún vaso abdominal lo que determinó que el cirujano abandonara la disectomía y procediera a realizar operaciones esenciales para terminar la intervención. Así pues, la paciente fue derivada a la UCI de la Clínica donde se le realizó una trasfusión de sangre y varias pruebas diagnósticas que confirmaron la existencia de sangrado abdominal y que precisaron su traslado al Hospital público del municipio con el pronóstico de shock hemorrágico.

Una vez en quirófano, se comprobó que existía sangre libre en cantidad abundante en cavidad peritoneal y se procedió a la ligadura de la arteria mesentérica inferior, identificando posteriormente un punto sangrante en la cara posterior de la arteria hipogástrica procediéndose a la ligadura de la misma y al lavado de la cavidad. Tras la intervención permaneció ingresada en la UCI donde, al existir fiebre persistente, se le realizó un TAC abdominal comprobándose la existencia de líquido libre retroperitoneal. El día 11 de julio es reintervenida quirúrgicamente de perforación de sigma. En los últimos días desarrolló un SDAR y shock séptico con disfunción hemodinámica e hipotensión refractaria, falleciendo el día 4 de agosto de 2005 por shock séptico.

De la prueba practicada quedó acreditado que la meritada intervención no fue la causa próxima o inmediata del fallecimiento, al tratase de la lesión de un vaso abdominal, lesión que es un riesgo previsible y del que la paciente fue informada, lo que excluye la responsabilidad en la práctica de la intervención. La relación de causalidad entre la intervención quirúrgica y el fallecimiento de la paciente no es indudable. No hay prueba de la negligencia con que se dice actuó el mencionado doctor y el resultado dañoso no puede conectarse a la intervención, al producirse, con posterioridad, actos quirúrgicos ajenos al facultativo demandado.

Por último, la Sala valoró positivamente la información recibida por la paciente, previa a la intervención, que la calificó de “personalizada”, incluyendo en la misma los riesgos más relevantes entre los que se encontraba la lesión del vaso abdominal.
 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com