Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 05 de marzo de 2012   |  Número 28
Acceda a nuestra hemeroteca
SENTENCIAS COMENTADAS
Sentencia del TSJ de Asturias, de 30 de Marzo de 2011
La parálisis completa del poplíteo externo es una complicación posible en una intervención de cadera

La Sección 1ª de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Asturias ha desestimado el Recurso interpuesto por un paciente que pretendía que se declarase haber lugar a la responsabilidad patrimonial de la Administración y se acordase el pago de la indemnización al recurrente de 184.118,55.-€, en concepto de indemnización por el anormal funcionamiento del servicio sanitario, consistente en la mala praxis en la colocación de un prótesis total de cadera, siendo la causa que provocó a esta parte perdida de movilidad, hipertrofia de la musculatura de su pierna izquierda y paresia de su pie izquierdo, unidos a lo daños morales de la perdida de autonomía.

La Administración Sanitaria demandada negó la responsabilidad que le atribuía la parte contraria, pues no se cumplían los requisitos legal y doctrinal para estimar la demanda de responsabilidad patrimonial frente a ella, y a falta de prueba de que la parálisis del nervio ciático poplíteo externo fuera consecuencia de una actuación negligente o defectuosa de los servicios sanitarios. Asimismo, alegó la correcta información facilitada al reclamante sobre la intervención y sus riesgos, porque las secuelas que presentaba guardaban relación con el cuadro neurológico, cuya incidencia estaba recogida como riesgo típico de esta operación, pudiendo aparecer de entre un 0,6 y un 1,3% de los casos.

La Sala, remitiéndose a la prueba pericial y judicial, destaca como datos de interés: “que la intervención quirúrgica era necesaria y única opción para tratar la necrosis evascular y coxartrosis secundaria de la coxo-femoral izada que padecía el paciente, que éste firma el documento de consentimiento informado que le fue entregado en la fecha donde se prescribe la intervención para que lo lea y es recogido en la fecha de ingreso donde el cirujano que le ha depuesto como perito-testigo manifiesta que le informo personalmente de los riesgos y complicaciones de la intervención actuando según el protocolo del servicio. En dicho documento se recogen los siguientes riesgos de la intervención quirúrgica "lesiones neurológicas con déficit motor y/o sensitivo (temporal o permanente). Irritación o parálisis nerviosa por lesión directa del nervio, por comprensión, por lesión isquémica dentro de un síndrome compartimental o por distrófia simpático refleja. Lesiones de los nervio ciático, crural u obturador (1 a 3%). Parestesias en la zona de incisión. Pueden ser irreversibles."

De la actividad probatoria practicada, considera la Sala que la prótesis total de cadera fue correctamente implantada y con función óptima, estimando adecuada la práctica médica, tanto el diagnostico precoz de la lesión, como de los medios terapéuticos utilizados. Ahora bien, la misma Sala ultima que la causa de la parálisis completa del poplíteo externo fue la elongación del nervio ciático durante la intervención por una tensión de los separadores utilizados para la mejor visión del campo quirúrgico en una zona muy delicada.

Por lo expuesto, valorando los informes médicos emitidos sobre la actuación médica enjuiciada, se infiere que se produjo uno de los riesgos específicos de la intervención, y de los que el paciente fue informado, lo que excluye la vulneración de la autonomía de la voluntad del paciente, y la infracción de la lex artis, al haberse realizado la operación según la técnica correcta que incluía el uso de separadores con la finalidad apuntada, produciéndose la lesión por tensión de éstos sobre el nervio ciático en función de la susceptibilidad de cada enfermo como aclararon los peritos informantes.

En consecuencia, y no habiendo la parte recurrente acreditado el anormal funcionamiento de los servicios sanitarios dependientes de la Administración, la Sala descarta la mala praxis, lo que determina que deba desestimarse el recurso del recurrente sobre el funcionamiento del servicio sanitario.
 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com