Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 21 de marzo de 2011   |  Número 6
Acceda a nuestra hemeroteca
SENTENCIAS COMENTADAS
de FECHA 25 Febrero de 2011
La técnica de Lasik no corrige los efectos de la presbicia
Sentencia del Juzgado de 1ª Instancia nº 2 de Madrid, Proc. Ordinario 586/10

El Juzgado de 1ª Instancia nº 2 de Madrid ha desestimado la Demanda interpuesta por un paciente que alegaba que tras acudir a una Clínica Oftalmológica para mejorar su visión y poder prescindir del uso continuado de gafas mediante la técnica de Lasik, obtuvo tras ello un resultado desfavorable dado que el mismo, a día de hoy, debe seguir llevando gafas para ver de cerca.

En relación con los hechos, el paciente acudió a la Clínica en fecha 26 de febrero de 2004 para solicitar información sobre la cirugía de Lasik. En dicha visita se le diagnosticó astigmatismo miópico compuesto, teniendo una agudeza visual sin corrección de 0.1 en ambos ojos. En el mismo acto se le explicó en que consistía la intervención y se le aportó el consentimiento informado correspondiente.

En fecha 17 de marzo de 2004, fue sometido a la cirugía refractiva en ambos ojos sin incidencias. Tras ello, acudió a las revisiones previstas, y el 2 de junio de 2004 se le realizó una limpieza de la interfase en el ojo izquierdo al ir más lenta su evolución.

En la revisión de 28 de julio, al referir el paciente que no veía de cerca, se le prescribió gafas progresivas.

En la última revisión de 7 de junio de 2005, se alcanzó una agudeza visual de 1 en ambos ojos sin corrección.

El consentimiento informado que se le facilitó al paciente y que el mismo firmó, indicaba que la intervención era para corregir la miopía y el astigmatismo, haciendo constar textualmente: “con este tratamiento no se modifican las condiciones previas del ojo (posibles degeneraciones retino-coroideas en miopes, predisposición al glaucoma agudo en hipermétropes, alteraciones en la periferia retiniana, presbicia, etc.), que seguirán su curso natural a pesar de la intervención. Téngase en cuenta por ejemplo, que los miopes con vista cansada (presbicia) no acusan las consecuencias de la misma (perdida de visión de cerca) en la misma medida que aquellas personas que no lo son, lo que significa que en la práctica, una vez operados de su miopía, sí percibirán la sensación de pérdida de visión de cerca, como el resto de personas acusadas de vista cansada provocada por la edad alrededor de los 40 o 50 años en adelante”

A tal efecto, el Juzgador ha razonado que este consentimiento le fue entregado el 26 de febrero de 2004 y la cirugía se practicó el 17 de marzo de 2004, lo que indica que lo tuvo en su poder el suficiente tiempo como para comprender su alcance, que, por otro lado, estaba redactado en términos lo suficientemente claros como para entender que una vez corregida la miopía, se iban a manifestar los efectos de la presbicia.

Por tanto, el Juzgado considera que la intervención fue adecuada, y el resultado fue el esperado al alcanzar la agudeza visual de 100%, siendo la presbicia consecuencia de la edad y no de una supuesta mala praxis de la Clínica, y manifestándose los efectos de la presbicia tal como se advirtió en el consentimiento informado.

Sentencia del Juzgado de 1ª Instancia nº 2 de Madrid, Proc. Ordinario 586/10, de 25 de Febrero de 2011.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com