Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 07 de noviembre de 2011   |  Número 20
Acceda a nuestra hemeroteca
TRIBUNALES
Se debe resolver caso por caso
La valoración de los servicios prestados en los centros concertados no es equiparable a la de los públicos
En unos rigen los principios de igualdad, mérito y capacidad, mientras que en los otros el de la libertad empresarial

Ricardo Martínez Platel. Madrid
La Sala de lo Contencioso del Tribunal Supremo ha decidido dejar sin efecto una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria, recurrida por el gobierno cántabro y ha desestimado el recurso de un fisioterapeuta contra la decisión por la que se aprueba el acuerdo para la selección de personal estatutario temporal de Instituciones Sanitarias del Servicio Cántabro de Salud.

Juan José González Rivas, ponente de la sentencia.

En concreto, pretendía que se declarara la nulidad del apartado 4 y el punto 3 del baremo 13, relativo al personal auxiliar de enfermería, por ser, a criterio, contrarios a los artículo 14 y 23.2 de la Constitución Española. La sentencia de instancia estimó el recurso y declaró nulo el apartado 4.3.1 y del baremo 8.5, relativo al personal de fisioterapeutas. En sus fundamentos jurídicos, el fallo explicaba que el acuerdo impugnado, pese a declarar en su apartado 1 que la selección se hará conforme a los principios de igualdad, mérito y capacidad, excluye la baremación de los servicios prestados en instituciones sociosanitarias del Gobierno de Cantabria con funciones de ATS, así como los centros concertados con el Servicio Cántabro de Salud, a los que delega competencias y reconoce la capacidad de sus profesionales, siendo esto contrario a los preceptos constitucionales invocados.

El fallo del alto tribunal señala que en los precedentes jurisprudenciales los ATS/DUE y resto de profesionales que prestan sus servicios a dichos centros sanitarios están en condiciones de igualdad con los del SNS y, por tanto, su exclusión es discriminatoria. Sin embargo, desde la idea de los preceptos recurridos no se consideraban excluidos del acuerdo los servicios prestados en centros sanitarios dependientes directamente de la Administración General de la Comunidad Autónoma de Cantabria aunque no estén integrados en el SCS. Aunque, a los efectos de la valoración de los servicios prestados en los centros concertados, no se puede establecer como regla general la equiparación de todos ellos con los prestados en los centros públicos sino que habrá que resolver caso por caso si procede o no.

La dependencia del centro sanitario de un específico organismo autónomo no es lo único que determina su pertenencia al SNS. Lo decisivo es la titularidad pública de dicho centro y esa pertenencia se da también en los centros cuya titularidad directa corresponde al Estado, autonomías, diputaciones o ayuntamientos. Por tanto, no era necesario que el acuerdo enumerase todas las instituciones sanitarias dependientes de la Comunidad Autónoma de Cantabria, por lo que tampoco procedía su nulidad por no haberlo hecho.

Por otro lado, no se puede establecer como regla general la equiparación de todos los centros concertados con los públicos, sino que se debe resolver caso por caso. Según el gobierno cántabro, no todos los centros privados concertados son iguales y equiparables a los públicos, ya que en muchos sólo se conciertan determinados servicios. Por lo que la homologación no supone la equiparación de todos los centros sanitarios privados con los públicos del SNS, pues las condiciones de acceso son diferentes: en los públicos rigen los principios de igualdad, mérito y capacidad, mientras que en los privados prima el principio de libertad empresarial.
 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com