Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 10 de octubre de 2011   |  Número 18
Acceda a nuestra hemeroteca
TRIBUNALES
LOS RIESGOS APARECÍAN REFLEJADOS EN EL CONSENTIMIENTO INFORMADO
La viabilidad de la responsabilidad de la Administración exige la antijuridicidad del resultado
El informe de la parte demandante fue emitido por un especialista en medicina legal, pero no en neurología, pediatría y cardiología

Ricardo Martínez Platel. Madrid
La Sala de lo Contencioso del Tribunal Supremo ha desestimado un recurso de casación, interpuesto por el padre de un niño que sufre secuelas neurológicas tras una intervención quirúrgica, contra una sentencia desestimatoria dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

El hijo del demandante fue intervenido para la corrección de una tetralogía de Fallot, sin complicaciones y con la firma de la hoja de consentimiento informado relativo a la operación en el que, entre otros extremos se recogían los riesgos derivados de la complejidad de la malformación cardiaca, así como riesgos imponderables. Asimismo, firmaron el consentimiento informado relativo a la anestesia. A las 48 horas de la intervención se empezó a observar un grave cuadro neurológico con síntomas de extrapiramidalismo.

El informe pericial señala que la mencionada complicación no se debió a violación alguna de la lex artis ad hoc, ya que se evitaron todos los factores de riesgo internacionalmente aceptados y el riesgo descrito es una de los que se reflejan en la literatura científica de la operación practicada. Según la parte demandante se produjeron graves irregularidades en la asistencia prestada al niño, ya que “se detectó la administración de fármacos como Dormicum sin existir su prescripción en la hija de órdenes médicas”.

La sentencia del Supremo explica que sólo en el informe pericial de la parte demandante apunta hacia una defectuosa asistencia de enfermería como hipotética o posible causa del resultado, a pesar de que no existen datos concluyentes que permitan atribuirla a la medicación suministrada. Además, subraya que dicho informe fue emitido por un especialista en medicina legal, pero no en neurología, pediatría y cardiología. Así, el alto tribunal recuerda que la viabilidad patrimonial de la administración exige la antijuridicidad del resultado o lesión siempre que exista nexo causal entre el funcionamiento normal o anormal del servicio público y el resultado dañoso producido.
 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com