Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 21 de noviembre de 2011   |  Número 21
Acceda a nuestra hemeroteca
TRIBUNALES
EL SUPREMO ANULA UNA SENTENCIA DE LA AUDIENCIA NACIONAL
Las competencias de las profesiones sanitarias no pueden inducir a confusión
No expresar las razones por las que desestiman el recurso que genera la controversia conduce a su nulidad

Ricardo Martínez Platel. Madrid
La Sala de lo Contencioso del Tribunal Supremo ha estimado el primer motivo de casación del recurso interpuesto por la Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física (Sermef) contra una sentencia de la Audiencia Nacional, que se refiere a la Orden CIN/2135/2008 en la que se establecen los requisitos para la verificación de los títulos universitarios oficiales que habilitan para el ejercicio de la profesión de fisioterapeuta.

Las previsiones de este tipo de órdenes señalan que “sin olvidar que en las distintas profesiones sanitarias convergen una serie de funciones semejantes y muchas veces idénticas, las materias objeto de estudio para poder obtener las titulaciones han de coincidir plenamente algunas y otras parcialmente al ser contemplada la disciplina bajo otro punto de vista científico o práctico”. La orden impugnada abarca la osteopatía y la quiropraxia como alguno de los métodos específicos de intervención de la fisioterapia, pero que se engloban como parcelas de los distintos métodos y prácticas referidos al aparato locomotor. Así, entre las competencias que deben adquirirse para obtener el título de fisioterapeuta, se exige el conocimiento de datos esenciales de los métodos y técnicas de osteopatía y quiropraxia, pero su catálogo de conocimiento se extienden a parcelas y materias distintas que las exclusivamente referidas a esta concreta parcela de la actividad en materia de salud.

Una cosa es que la titulación exija adquirir aspectos básicos de disciplinas conexas, como hace la Orden, y otra la reserva total y absoluta de esas disciplinas a quienes se dedican a ellas. Estos profesionales ejercen una actividad que no exige titulación y que no está incluida en el SNS, sin perjuicio que exista reconocimiento a efectos fiscales en el Catálogo Nacional de Actividades.

El primer motivo de casación denuncia que algunos de los objetivos de la citada orden vulneran la normativa de las competencias de los médicos rehabilitadores. La sentencia de la Audiencia Nacional identifica con corrección el objeto, pero abandona para incidir la no invasión competencial por parte de la regulación de los requisitos a los que deben de adecuarse los planes de estudio para la obtención del título que habilita para el ejercicio de la profesión de fisioterapia, por lo que incurren en confusión los apartados con los contenidos del programa formativo de la especialidad de Medicina y Rehabilitación. Además, la sentencia no expresa las razones por las que desestiman el recurso que generan la controversia, lo que conduce a su nulidad.
 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com