Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Lunes, 05 de noviembre de 2012   |  Número 35
Acceda a nuestra hemeroteca
TRIBUNALES
EL SUPREMO CONFIRMA UNA SENTENCIA DEL TSJ CÁNTABRO
Las necesidades asistenciales determinan la prolongación de permanencia en el servicio activo
La sentencia considera que el Plan de Recursos Humanos del Servicio Cántabro de Salud no viola la no discriminación por razón de edad

Ricardo Martínez Platel. Madrid
La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo ha desestimado un recurso de casación presentado por un médico contra una sentencia del TSJ de Cantabria, que le denegó la prolongación en el servicio activo del personal estatutario del Servicio Cántabro de Salud.

Según el fallo, difícilmente puede ser acogido el motivo pues se incluyen, pormenorizan y explican las razones de la no autorización relativa a la prolongación de permanencia, partiendo de que asume la capacidad funcional del interesado. La Sala considera que incluye los motivos concretos por lo que  no se autoriza la pretensión de mantenimiento en el servicio activo que como excepción contempla la norma reguladora sobre esta cuestión al no darse el presupuesto que habilita su concesión, como son las necesidades asistenciales, tal y como éstas son definidas en el Plan de Ordenación de Recursos Humanos del Servicio Cántabro de Salud.

La Sala estima correcto que sean las necesidades asistenciales la motivación sobre la que debe descansar la prolongación de permanencia en el servicio activo, así como el criterio objetivo para definir lo que debe entenderse por “necesidad asistencial” que el plan de recursos humanos ofrece, sin perjuicio de que el facultativo correspondiente acredite de forma fehaciente en el correspondiente proceso que existen necesidades asistenciales que justifiquen su permanencia en el servicio activo si la autorización de la misma redunda en unos mayores costes para el servicio por la necesidad de contratar interinos ante su indisponibilidad para guardias y circunstancias que perturben y hagan el servicio menos eficaz, circunstancia que deberá acreditarse en cada caso concreto.

La sentencia considera que el Plan de Recursos Humanos del Servicio Cántabro de Salud no viola la no discriminación por razón de edad  y principio de igualdad de trato que establece la Constitución. Y lo cree así al entender que en este caso está justificado el establecimiento de una edad de jubilación forzosa y la denegación de prórroga en servicio activo, al prever dicho plan de jubilación con carácter general y para todo el personal médico a los sesenta y cinco años, alegando una incidencia negativa del envejecimiento de las plantillas en la asistencia global, disponibilidad decreciente de médicos de guardias médicas, así como la existencia de altos índices de absentismo.

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com